Mientras la lluvia llueve este domingo te regalo estos versos

hex0No sé si lo que ‘nos habla’ es el alma; la conciencia; nuestro ‘yo interior’; o la soledad, cuando sinceros nos presentamos frente a la mirada que nos devuelve el espejo cuando nos asomamos a él, y queremos escuchar lo que ‘sus ojos’ nos hablan, o lo que ‘sus labios’ nos cuentan.

No sé tú, pero yo soy una persona que se pregunta constantemente por todo y por nada, e intenta escuchar respuestas; intenta hallar respuestas; pregunta por posibles respuestas; duda de algunas respuestas… Y mientras me encontraba en ese viaje por la vida nacieron estos versos que ahora comparto contigo, en este domingo de otoño, en el que llueve la lluvia.

Continuar leyendo

Aun en este domingo, la Naturaleza sigue latiendo

hex0Esta mañana ha venido a mi mente la imagen de un sauce llorón a la orilla del río cerca de nuestra casa, donde muchas tardes de verano me gustaba jugar entre sus ramas que largas, casi interminables, acariciaban el suelo, el verde suelo sobre el que me sentaba. Y ahora, en este otoño que nos abraza me he recordado en aquellas tardes y, en silencio, me he preguntado por él.

No sé si vosotros os recordáis de algún árbol en especial; por alguna razón; aunque se os pueda antojar insignificante. Yo tengo recuerdos de varios pero, aquel sauce, era un apacible lugar en el que esconderse entre sus ramas. Me sentía protegido entre la Naturaleza. Sentía su fuerza y, a veces, muchas veces, me gustaba escuchar los sonidos que me regalaba el viento.

Continuar leyendo

Unos versos de enamorado, en este domingo de otoño

hex0Muchos días son importantes, aun sin nosotros saberlo. Sin embargo, sé que hoy es un ‘día importante’, pues hace unos años nació la mujer de la que hoy estoy enamorado. Suyos son mis días y mis noches, pues así lo quiero y deseo. No pienso en mañanas más allá de donde me alcanzan los sueños, y vive dios que soy soñador, pero con los pies en el suelo.

No obstante, hoy está siendo un día difícil para ella y solo quiero estar a su lado. Quiero que perciba y sienta que la amo. Sé que lo sabe, pero siempre es bueno hacérselo saber a la persona amada (es una opinión personal, que no tiene porqué ser compartida), y en estos versos que ahora comparto desnudo mis sentimientos.

Continuar leyendo

Unos versos escritos hoy, ahora, en este domingo de noviembre

hex0He recibido una bellísima fotografía de un paisaje navarro. Una explosión de colores otoñales llena la imagen. Un bello camino alfombrado de colores cálidos sube al monte, entre recios y poderosos árboles que se preparan para el invierno. Y me he preguntado, ¿dónde irá el camino? ¿Qué puede aguardarme tras el montículo que oculta su trazado? No lo sé. Quizás lo conozca ‘mañana’.

Me he puesto a pensar en la inmediatez del tiempo y en lo efímero que puede resultar su discurrir. En la frase que jugando le dice mi ‘peque’ a su abuelo: “hoy no, abuelo, mañana”. El abuelo al día siguiente le dice que ya es mañana; y ella le responde: “No, abuelo, hoy es hoy; mañana es mañana”. Es un juego infantil, en el que nunca vas a alcanzar algo que dejas para mañana, pues nunca es mañana.

Continuar leyendo

Unos versos para su lectura en este domingo de noviembre

hex0Nada hay más peligroso que un libro. Por lo tanto, procurad no acercaros, salvo que estéis dispuestos a que vuestra vida cambie. Todo los regímenes totalitarios lo saben; todos aquellos o aquellas que guardan ‘un dictador’ en su interior, también lo saben. La lectura hace al Ser Humano diferente, pues hace que anide en su interior una semilla cuya germinación procura efectos incalculables. Por eso se prohibieron libros en alguna época… ¿Y ahora?

La lectura requiere un esfuerzo. No es fácil. Tienes que tomar un libro entre tus manos. Dejar que tu mirada recorra su interior, palabra a palabra; frase a frase; párrafo a párraafo; capítulo a capítulo…, y pasar sus hojas, una a una (¡¡joder qué lata!!). Si es lectura digital, también sucede lo mismo aunque sea sobre una pantalla. Y todo eso para qué. ¿Qué se gana con la lectura? Nada. La verdad es que nada, tan solo te cambiará como persona, y eso no es bueno ¿O sí?

Continuar leyendo

En este domingo de otoño unos versos para los ‘peques’.

hex0Dicen que este domingo ‘tiene una hora más’. Os recuerdo que, simplemente, nos devuelven lo que anteriormente nos quitaron, hace unos meses; otro domingo, en el que muchos de nosotros dormíamos. En cualquier caso, hay comunidades autónomas en las que el próximo martes es fiesta, y nuestros ‘peques’ no tienen ‘cole’ ni lunes ni martes. Por ellos y para ellos estos versos del domingo.

Suelo escribir poemas también para los ‘peques’, con otro ritmo, otra musicalidad, otros temas diferentes a los de los mayores (como es lógico). En esta ocasión, y dado que hoy (al menos por estas latitudes), hace un día primaveral, he querido hacer un homenaje a dos estaciones, el otoño y la primavera. El otoño prepara la vida para el letargo. La primavera despierta la vida de ese letargo. Nunca se darán la mano, pero siempre caminarán juntas.

Continuar leyendo

Unos versos para un lluvioso domingo de otoño

hex0Me gusta el otoño por sus colores; por su lluvia; por sus silencios; por su calidez. Conozco gente a la que no le gusta el otoño y menos la lluvia, sea en la estación que sea. Conozco gente a la que le encanta el otoño y la lluvia, sea en la estación que sea. Lo que no conozco es a mucha gente que cuando llueve escuche la lluvia y todo lo que tiene que contar. Quizá los haya. No lo sé. Pero no les conozco. Me gusta pasear en otoño y escuchar la lluvia. Por un episodio personal, que ahora no es el momento de señalar, me gusta dejarme mojar por la lluvia, sobre todo si baña mi rostro.

La mayoría de los seres humanos podemos oir, pero creo que el porcentaje de los que escuchan o escuchamos (algunas veces), es muy reducido. Cada cuál sabrá la razón. Sin embargo, creo que, llueva o no, nos cubrimos con un paraguas que nos ‘proteja’ de aquello que no nos interesa o  nos ‘incomoda’, en lugar de enfrentar la verdad.

Continuar leyendo

Unos versos para un domingo cualquiera

hex0No sé si os ha sucedido alguna vez, cuando os levantáis por la mañana y al abrir los ojos observáis esa luz que entra por la ventana iluminando un franja de nuestro espacio en el que están suspendidas millares, tal vez millones de partículas formando su ‘Vía Láctea’ particular. Un Universo que desde nuestro punto de vista es nada, tan solo motas de polvo ¿o tal vez no? Somos nosotros quienes observamos, o somos los observados, desde esa distancia que separa su mundo y el nuestro.

¿No te has sentido insignificante cuando miras el mar? ¿No te has sentido insignificante cuando miras la cima de una montaña o la bravura de un río? ¿No te has sentido insignificante cuando las noches sin luna observas un cielo preñado de estrellas que viajan fuera de tu alcance? Sin embargo, nuestro universo, el de cada uno de nosotros no es infinito, es infinitamente pequeño. Por eso, creo que deberíamos mirar menos hacia nosotros mismos y más hacia ese espacio infinito que nos brinda la vida.

Continuar leyendo

Deshojemos los versos en este domingo de otoño

hex0Cualquier estación es buena para soñar. Cualquier estación es buena para reflexionar o pensar. Cualquier estación es buena para abrazar recuerdos, palabras o silencios. Cualquier estación es buena para vivir. Cualquier estación es buena para partir. Sin embargo, el otoño se me antoja como ese tiempo ideal para encontrase con uno mismo; repasar lo acontecido desde el último otoño, y proyectar los sueños hasta el que está por llegar.

Sus colores cálidos pintan de ocres, dorados, rojos, verdes suaves y luminosos amarillos nuestro mundo. Los grises pueblan nuestros cielos, pero una luz especial ilumina las sombras acompañando soledades mientras sigue respirando la vida. Porque la vida, después de todo, sigue latiendo. He sacado mi paleta de otoñales colores y he pintado de palabras mi cuaderno; la luz entraba por mi ventana.

Continuar leyendo

La poesía, la palabra, el silencio, en este primer domingo de octubre

hex0La palabra es el arma más poderosa. No tengo duda. Pero la palabra no odia; no mata; no engaña; no ensucia; no blasfema; no ofende… Ofendemos; blasfemamos; ensuciamos; engañamos; matamos; odiamos…, aquellos que las pronuncian (pronunciamos) con esa intención. Ultimamente se habla y no se hace. Ultimamente se hace y no se habla. ¿Por qué decimos nosotros, cuando queremos decir YO? ¿Por qué decimos todos, cuando quiero decir NOSOTROS? ¿Por qué decimos nuestro, cuando quiero decir MÍO?

He querido trasladar unos versos basados en una conversación que presencié, en silencio, en unos de mis viajes por el mundo de los sueños, en el que un elefante africano mantenía una conversación filosófica con una pequeña hormiga, que se preguntaba, sobre la vida. No supe si identificarme con la hormiga o con el elefante; o con el que pronuncia palabras; o con el que pronuncia silencios. Sabrías tú con quién identificarte?

Continuar leyendo