Unos versos para su lectura en este domingo de noviembre

hex0Nada hay más peligroso que un libro. Por lo tanto, procurad no acercaros, salvo que estéis dispuestos a que vuestra vida cambie. Todo los regímenes totalitarios lo saben; todos aquellos o aquellas que guardan ‘un dictador’ en su interior, también lo saben. La lectura hace al Ser Humano diferente, pues hace que anide en su interior una semilla cuya germinación procura efectos incalculables. Por eso se prohibieron libros en alguna época… ¿Y ahora?

La lectura requiere un esfuerzo. No es fácil. Tienes que tomar un libro entre tus manos. Dejar que tu mirada recorra su interior, palabra a palabra; frase a frase; párrafo a párraafo; capítulo a capítulo…, y pasar sus hojas, una a una (¡¡joder qué lata!!). Si es lectura digital, también sucede lo mismo aunque sea sobre una pantalla. Y todo eso para qué. ¿Qué se gana con la lectura? Nada. La verdad es que nada, tan solo te cambiará como persona, y eso no es bueno ¿O sí?

Continuar leyendo

En este domingo de otoño unos versos para los ‘peques’.

hex0Dicen que este domingo ‘tiene una hora más’. Os recuerdo que, simplemente, nos devuelven lo que anteriormente nos quitaron, hace unos meses; otro domingo, en el que muchos de nosotros dormíamos. En cualquier caso, hay comunidades autónomas en las que el próximo martes es fiesta, y nuestros ‘peques’ no tienen ‘cole’ ni lunes ni martes. Por ellos y para ellos estos versos del domingo.

Suelo escribir poemas también para los ‘peques’, con otro ritmo, otra musicalidad, otros temas diferentes a los de los mayores (como es lógico). En esta ocasión, y dado que hoy (al menos por estas latitudes), hace un día primaveral, he querido hacer un homenaje a dos estaciones, el otoño y la primavera. El otoño prepara la vida para el letargo. La primavera despierta la vida de ese letargo. Nunca se darán la mano, pero siempre caminarán juntas.

Continuar leyendo

Unos versos para un lluvioso domingo de otoño

hex0Me gusta el otoño por sus colores; por su lluvia; por sus silencios; por su calidez. Conozco gente a la que no le gusta el otoño y menos la lluvia, sea en la estación que sea. Conozco gente a la que le encanta el otoño y la lluvia, sea en la estación que sea. Lo que no conozco es a mucha gente que cuando llueve escuche la lluvia y todo lo que tiene que contar. Quizá los haya. No lo sé. Pero no les conozco. Me gusta pasear en otoño y escuchar la lluvia. Por un episodio personal, que ahora no es el momento de señalar, me gusta dejarme mojar por la lluvia, sobre todo si baña mi rostro.

La mayoría de los seres humanos podemos oir, pero creo que el porcentaje de los que escuchan o escuchamos (algunas veces), es muy reducido. Cada cuál sabrá la razón. Sin embargo, creo que, llueva o no, nos cubrimos con un paraguas que nos ‘proteja’ de aquello que no nos interesa o  nos ‘incomoda’, en lugar de enfrentar la verdad.

Continuar leyendo

Unos versos para un domingo cualquiera

hex0No sé si os ha sucedido alguna vez, cuando os levantáis por la mañana y al abrir los ojos observáis esa luz que entra por la ventana iluminando un franja de nuestro espacio en el que están suspendidas millares, tal vez millones de partículas formando su ‘Vía Láctea’ particular. Un Universo que desde nuestro punto de vista es nada, tan solo motas de polvo ¿o tal vez no? Somos nosotros quienes observamos, o somos los observados, desde esa distancia que separa su mundo y el nuestro.

¿No te has sentido insignificante cuando miras el mar? ¿No te has sentido insignificante cuando miras la cima de una montaña o la bravura de un río? ¿No te has sentido insignificante cuando las noches sin luna observas un cielo preñado de estrellas que viajan fuera de tu alcance? Sin embargo, nuestro universo, el de cada uno de nosotros no es infinito, es infinitamente pequeño. Por eso, creo que deberíamos mirar menos hacia nosotros mismos y más hacia ese espacio infinito que nos brinda la vida.

Continuar leyendo

Deshojemos los versos en este domingo de otoño

hex0Cualquier estación es buena para soñar. Cualquier estación es buena para reflexionar o pensar. Cualquier estación es buena para abrazar recuerdos, palabras o silencios. Cualquier estación es buena para vivir. Cualquier estación es buena para partir. Sin embargo, el otoño se me antoja como ese tiempo ideal para encontrase con uno mismo; repasar lo acontecido desde el último otoño, y proyectar los sueños hasta el que está por llegar.

Sus colores cálidos pintan de ocres, dorados, rojos, verdes suaves y luminosos amarillos nuestro mundo. Los grises pueblan nuestros cielos, pero una luz especial ilumina las sombras acompañando soledades mientras sigue respirando la vida. Porque la vida, después de todo, sigue latiendo. He sacado mi paleta de otoñales colores y he pintado de palabras mi cuaderno; la luz entraba por mi ventana.

Continuar leyendo

La poesía, la palabra, el silencio, en este primer domingo de octubre

hex0La palabra es el arma más poderosa. No tengo duda. Pero la palabra no odia; no mata; no engaña; no ensucia; no blasfema; no ofende… Ofendemos; blasfemamos; ensuciamos; engañamos; matamos; odiamos…, aquellos que las pronuncian (pronunciamos) con esa intención. Ultimamente se habla y no se hace. Ultimamente se hace y no se habla. ¿Por qué decimos nosotros, cuando queremos decir YO? ¿Por qué decimos todos, cuando quiero decir NOSOTROS? ¿Por qué decimos nuestro, cuando quiero decir MÍO?

He querido trasladar unos versos basados en una conversación que presencié, en silencio, en unos de mis viajes por el mundo de los sueños, en el que un elefante africano mantenía una conversación filosófica con una pequeña hormiga, que se preguntaba, sobre la vida. No supe si identificarme con la hormiga o con el elefante; o con el que pronuncia palabras; o con el que pronuncia silencios. Sabrías tú con quién identificarte?

Continuar leyendo

Un sencillo poema para este domingo de otoño

hex0Se hacen mayores nuestros mayores, y si el tiempo que agota la vida lo permite, también nos sucederá a nosotros. Cuando era niño, muy niño, creí que mi padre nunca envejecería; creí que él lo sabía todo; creía que él era el más fuerte y más grande del mundo; quería ser como él. Luego te das cuenta de que no es así, y tu mundo empieza a cambiar, al menos el mío, y empiezas a sentirte perdido hasta encontrar tu senda.

El tiempo avanza sobre nosotros, sin pedir permiso, y va mermando nuestras facultadas físicas y mentales hasta límites que, a veces, pueden antojarse insoportables. Cuando les alcanza a nuestros mayores y tú lo presencias, puedes encontrarte perdido, al igual que ellos. No te conoce. No recuerda. Sus fuerzas decidieron abandonarle olvidándose regresar. Vuelves a sentirte perdido.

Continuar leyendo

En este domingo unos versos para no olvidar la memoria

hex0Estoy cansado de ver y escuchar a mucha gente cómo ‘olvidan’ algunos hechos importantes que han sucedido a lo largo de nuestra historia, sobre todo reciente. Sé que no es producto del Alzhéimer, ni de una memoria ‘selectiva’. Lo olvidan a sabiendas de que ‘lo hacen’ cuando en realidad lo recordarán siempre, sin reconocerlo, y lo recordarán para poder jugar con sus mentiras y urdir el engaño y la falacia.

‘Olvidamos‘ cuando desde España y desde muchos países de Europa se emigraba por guerras, hambruna u opresores. ‘Olvidamos‘ lo que prometimos hace años, o meses, o días… u horas, sin el menor pudor, proclamando lo contrario. ‘Olvidamos’ las masacres y genocidios que han marcado nuestro pasado y lo volvemos a repetir en el presente. ¡¡¡Hasta dónde puede llegar la estupidez humana!!! ¡¡¡Hasta cuándo su desvergüenza!!!

Continuar leyendo

Unos versos para una tarde de domingo cualquiera

hex0La palabra “Amor”. Sencilla. Cuatro letras. Dos vocales. Dos consonantes. Cuánto cuesta pronunciarla, a veces. A veces, cuánto cuesta demostrar lo que significa. Pienso que hay personas que la han perdido, si es que alguna vez llegó a formar parte de su vocabulario. Creo que hay personas que jamás lo han sentido. Puede que el amor duela, pero es maravilloso amar y ser amado. Por amigos, por pareja, por padres, por hermanos, por familiares… Qué más da.

No podría aseverar que es mi palabra preferida de todas las que conforman nuestra lengua, pero sí puedo asegurar que es una de las que más me gusta promunciar, y de las que más me satisface escuchar (y todas sus derivadas). Pensando en ello me he despertado esta mañana, y me he acordado de aquel o de aquella que no la encuentran, aun habiéndola buscado en los lugares más insospechados, cuando la tenemos en nosotros mismos, o muy próxima.

Continuar leyendo

Unos versos en este domingo, de un septiembre que comienza

hex0Hace unos días ‘navegando’ por Facebook, encontré fotografías de un buen Amigo que había visitado La Alhambra este verano. Sus imágenes me hicieron viajar  hasta sus recuerdos y sentarme a escuchar mis pensamientos. Seguidamente la magia de la música completó el viaje iniciado en mi soledad, culminando con el palpitar de la palabra. La historia que mudas guardan sus piedras sobrecogen el corazón que libre se acerca a su encuentro.

He querido compartir unos versos en este domingo de un caluroso verano que camina hacia el abrazo irrenunciable con el otoño venidero. La Naturaleza marca sus ‘tempos’ con independencia de los relojes creados  a voluntad del hombre, para atender sus necesidades, a veces, carentes de sentido. No obstante, el encuentro o reencuentro con la historia ayuda a reconfortarnos, al menos ese es mi caso, de ahí que esta sea mi invitación.

Continuar leyendo