Unos versos para la reflexión en este domingo de abril

hex0Esta mañana, no sé por qué razón, me he acordado de una canción que cantábamos cuando era pequeño y nos llevaban de excursión en el colegio; o que cantábamos cuando hacíamos algún viaje en el coche toda la familia, y teníamos que entretenernos de alguna manera. No sé si vosotr@s la recordáis, se titulaba ‘Vamos a contar mentiras’. Empezaba: “Por el mar corre la liebre, por el monte las sardinas…”.

Pensando en ella me he dado cuenta de las mentiras que día tras día nos cuentan aquellas personas que tienen que tomar decisiones por nosotros y que afectarán, de forma muy importante, a nuestras vidas; a nuestro mundo; a nuestro presente y futuro. Nos ponen una venda en los ojos, para que ‘no veamos’. Nos tapan la boca con su mano para que ‘no hablemos’. ¿Hasta cuándo lo vamos a permitir?

Nos cuentan mentiras. Ponen excusas ante lo que es inexcusable. Dicen sin hacer y hacen sin decir. Se ‘rasgan las vestiduras’ con calificativos que se les dedican cuando ellos mienten, engañan y causan dolor y sufrimiento sin pudor alguno. No deberíamos olvidar que ‘esa gente’ que decide por nosotros en ayuntamientos, comunidades y estado, la ponemos nosotros. ¿Quién se acuerda de las víctimas de sus decisiones? ¿Quién vela por ellas?

Si te apetece puedes escuchar estos versos

.

¿Por qué tengo que ser

políticamente correcto

cuando nunca

son correctos los políticos?

 

Hacen lo contrario de lo que dicen

dicen lo contrario de lo que hacen

y ni tan siquiera se detiene el mundo

su mundo

mientras pequeños mundos se alteran

se desmoronan

se tambalean

colapsan…

desaparecen;

y ellos siguen durmiendo a pierna suelta

y siguen riéndose en reuniones a ‘puerta abierta’

y siguen velando por lo que es suyo

frente a lo que es nuestro

nada les detiene

ni tan siquiera la verdad.

 

Tan culpable el que concede regalías

como aquel que las acepta

tan responsable el que pone la mano

como al que a otro lado mira

tan indecente el que de nada se entera

como el que se entera y lo permite.

 

Dicen trabajar por el interés general

mientras trabajan por su interés particular

dicen trabajar por la igualdad de todos

cuando todos les damos igual.

 

¿Hasta cuándo debemos seguir

con su venda en nuestros ojos?

¿Hasta cuándo debemos permitir

que su mano tape nuestra boca?

¿Hasta cuándo debemos tolerar

lo que ellos hacen ya intolerable?

 

Son ellos los que hacen más pobre

al pobre

los que hacen más rico

al rico

los que permiten el asesinato

del inocente

da igual si es en nuestras playas

en nuestros mares

en países lejanos o próximos

con bombas

con gases

con hambruna

con acciones…

o con omisiones;

ya me quité su venda

ya aparté su mano

ya no guardaré silencio

ante lo que no es silenciable.

.

:(

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *