Si el firmamento fuera poesía me gustaría ser una estrella

hex0Al atardecer del sábado 17 de febrero vi dos estrellas fugaces cruzar la noche bajo el cielo de Toledo, el mismo cielo que cobija España; que cubre Europa; que abriga océanos y mares; que arropa continentes; que viste el mundo cual el sol decide seguir su camino. Una pequeña estrella que empieza a conocer ahora el Universo les observa desde la lontananza; desde ese mágico lugar en el que el cielo y la tierra parecen quedar para encontrarse.

Me siento feliz cuando la felicidad acompaña a la gente que quiero. Me gusta estar enamorado y mi corazón late acompasado cuando observo personas que se aman en este mundo, tan falto de amor. No importa el nombre de las estrellas fugaces; no importa el nombre de la pequeña estrella que todo lo observa. Pueden tener el nombre que quieran. Posiblemente quien tenga la oportunidad de leer estos, ‘sus versos’, quieran ponerle un nombre. Para mi lo tienen.

Continuar leyendo

Saca a pasear tus sueños, en este domingo de invierno

hex0Ayer tarde cuando volvíamos a casa vi una imagen que me hizo sonreír. Solo había visto esa escena en las películas, pero no recuerdo haberlo visto ‘en vivo’. Me refiero a un ‘paseador de perros’. Sí; esas personas que llevan varios perros; de diferentes razas; de diferentes tamaños; de diferentes edades… Caminando todos juntos sin molestarse; sin incomodarse; aparentemente felices por pasear por la calle; sin prisas. Y aunque vayan sujetos con una correa, no parece importarles demasiado.

Fijándome en esa imagen he dibujado estos versos que ahora comparto, en los que me imagino ‘paseando sueños’. Los sueños no deberían dejarse de lado, o ser condenados al ostracismo. Deberíamos sacar nuestros sueños a pasear de vez en cuando; o quizá más a menudo de lo que lo hacemos (si ese fuera el caso). Incluso me atrevería a ir más allá. Compartir esos sueños. Por eso le pido a ella (o a él) que me permita ser quien saque esos sueños del lugar en el que quedaron guardados.

Continuar leyendo

Unos versos guardados en mi memoria para este domingo, para este invierno

hex0Creo que me gustan todas las estaciones que la Naturaleza nos regala cíclicamente cada año. Cada una tiene su encanto, y si permites que tu mirada mire, libre de todo prejuicio, seguro que encontrará el encanto que cada uno nos proporciona. Por estas latitudes nos visita el invierno, con sus cortos días, largas noches, días de lluvia o nieve, frío y cielos cubiertos de nubes que, en ocasiones, parece que no tienen ninguna prisa por continuar viaje hacia otros cielos.

El invierno me gusta por el silencio que nos regala. Solo debemos aprender a escucharlo para entender el porqué de su existencia. Miles de recuerdos y pensamientos cruzados se agolpan en mi memoria. No desean salir, en este instante. Quieren permanecer al calor de los sueños que están por cumplir. No tienen prisa, antes o después llegará la primavera y deberán dejar espacio a los pensamientos y recuerdos de miles de colores que traerá la primavera. No tiene prisa. Ahora es invierno.

Continuar leyendo

Por si las nubes hablasen en este domingo de invierno

hex0Las nubes siempre me han parecido mágicas, maravillosas, inalcanzables. Sin embargo, recuerdo la primera vez que volé en avión tuve el privilegio de verlas de cerca, muy de cerca y sobrevolarlas. Descubrí entonces que me había quedado corto en mi apreciación. No en el hecho de ‘inalcanzables’, por una razón obvia, pero sí en lo maravillosamente mágicas que eran, o en lo mágicamente maravillosas que pueden llegar a ser, si entendemos su lenguaje.

Quién no se ha tumbado sobre la tierra y ha mirado el pasar de las nubes, y ha visto…; sí, visto, sus formas mágicas. Su capacidad para cambiar y mostrarnos una nueva imagen tras un instante. Quién no ha jugado a adivinar qué figura se estaba formando. Quién no ha jugado a ‘enviar mensajes’ con las nubes a un amigo o amiga que se encontraba a decenas de kilómetros de distancia; o cientos; o miles…; o que ya había partido. Quién no ha soñado con saltar sobre ellas, mecerse en su calidez, o tan solo tumbarse a dormir.

Continuar leyendo

Unos versos para un domingo cualquiera de un invierno cualquiera

hex0No importa el día de la semana que sea; ni la hora. No importa la estación del año que sea; ni el mes. En realidad poco importa cuando alguien se marcha antes de ‘cumplido su tiempo’. Sí, ya lo sé, no conocemos cuándo ‘nos tocará’, pero estamos seguros que llegará ese momento, pues nada hay más cierto que la muerte, si hemos nacido. No me considero una persona pesimista (si bien todo, o contrario); no me considero una persona triste (si bien, todo lo contrario); pero sí me considero realista y con los pies en la tierra.

Llega un momento en nuestra (mi) vida, en la que vemos (veo) más cerca la ‘playa de mi destino’, que el puerto ‘desde el que partí’. Quizá, en mi caso, porque son más los que conozco y veo partir, que aquellos que inician travesía. No creo que estos sean unos versos tristes. Son versos de vida y ausencia; de recuerdos y sueños; de caminos compartidos. Versos para todos nosotros, pues estoy seguro que llegado ese trance, hablarán de nosotros y se reirán con nuestros recuerdos y permaneceremos en ellos, en su compañía.

Continuar leyendo

Unos versos para un sueño, o para un recuerdo

hex0Mi Madre partió hace catorce años, y su recuerdo me daría para llenar todos los días de mi vida. Cuando tienes el privilegio de conocer a una persona maravillosa, le das gracias a la vida. Cuando tienes la fortuna, de que esa persona especialmente maravillosa sea tu Madre, debes considerarte un ser afortunado. Y así me considero. Ella me acompaña siempre, pero últimamente la siento mucho más cerca de mí, y eso me reconforta y me da paz, me hace ver la vida de otra manera.

Recuerdo especialmente mi infancia. Nacido en una compañía de teatro que actuaba por pueblos de España, de lo que me siento muy orgulloso. Estos orígenes son el principio de lo que ahora soy. Las Madres son especiales; siempre son especiales. En mi caso, por los avatares de la vida, Ella fue (es) todo para mi. Prestó su voz, su figura, su fuerza, su naturaleza…, a decenas de mujeres que caminaban cada noche sobre los escenarios, dándoles una vida que de otra manera no hubieran tenido.

Continuar leyendo

Primeros versos para un recien llegado 2018

hex0Dicen que acaba de nacer un nuevo año. En las antípodas nació antes. En Oriente se retrasó algo más. Le han ‘bautizado’ como 2018. Démosle pues nuestra bienvenida y deseémosle lo mejor. Tiene los días contados. Solo vivirá 365, y ya ha consumido casi siete. No sabe lo que le espera. A decir verdad, tampoco nosotros sabemos lo que nos depara su limitada existencia. Por lo tanto, vivamos en su compañía, y esperemos lo mejor.

Pensando en esta época de regalos, he recordado todos aquellos con los que nos encontramos cuando llegamos a este ‘lugar llamado Mundo’. Regalos en ‘usufructo’, para usarlos y disfrutarlos con el compromiso de conservarlos y cuidarlos como si fueran propios. Qué ingenuo ‘el dadivoso’ o ‘la dadivosa’ con el ‘género humano’, ¿conocía su egoísmo? ¿Quiso ‘ponernos a prueba’?

Continuar leyendo

Unos versos a destiempo en este último domingo ¿del año?

hex0No sé si os ha pasado algunas veces el preguntaros sobre ‘el tiempo’. Y no me refiero al ‘atmosférico’. Hablo del tiempo y su tiranía. Qué mide. Quién determina cómo y cuándo. Por qué lo determina de esta forma y manera y no de otra. Dicen que es para ayudarnos; para organizarnos; para gestionar; para determinar; para medir… Si os dais cuenta, ahora, escuchamos a mucha gente decir que quieren ‘comprar tiempo’. ¿También se comercia con ello? ¿Quién vende? ¿Quién compra? ¿Quién gana en la transacción?

En este último día de 2017 (según nos dicen), y a las puertas de ‘abrazar’ el primer día de 2018 (según nos cuentan), he vuelto a cuestionarme sobre ‘el tiempo’. Ese que todo lo mide porque ‘alguien’ determinó que así lo hiciera, y creó máquinas e instrumentos para ello. Y todo lo que crea el hombre es susceptible de ser manipulado y controlado por otros hombres (o mujeres), con intereses no siempre limpios o claros. No somos seres perfectos, y en eso, no creo que tengamos dudas.

Continuar leyendo

No te echaré de menos en este domingo de poesía

hex0Estas fechas siempre han sido muy ‘controvertidas’. Hay quien las odia (por la razón que sea). Hay quien las ama (por la razón que sea). Y hay, por la razón que sea, gentes a las que le son indiferentes. Cada cual que se ‘posicione’ donde le plazca en cada momento, con respeto. Es lo que tiene la libertad. Yo confieso que me gustan, pues es un tiempo en el que me dedico a pensar con especial interés en aquellos y aquellas que, en algún momento, formaron parte de mi vida, y ya no están.

Esta mañana, antes de levantarme de la cama y poner un pie en el suelo, me ‘he silenciado’. He silenciado mi mente y ralentizado mi respiración para rescatar, del ‘rincón de mis recuerdos’, a las personas que extraño, especialmente en estas fechas. Quiero mantenerlas ‘vivas’ a mi lado pues es mucho lo que debo agradecerles. Soy quien soy y lo que soy gracias, en gran medida, a lo que ellas y ellos me enseñaron. Unos versos a un amigo; a una amiga; a un familiar…; ausente.

Continuar leyendo

Permite que la libertad de la poesía acompañe tus sueños

hex0Para mí, uno de los cantos más bellos a la libertad, es el monólogo de Segismundo en la segunda escena de la primera jornada de ‘La vida es sueño’, de nuestro inmenso Calderón de la Barca: ¡Ay mísero de mí, ay, infelice!..//…qué delito cometí / contra vosotros naciendo; / aunque si nací, ya entiendo / que delito he cometido… Soñando con ‘la libertad’ he dibujado estos versos que ahora comparto contigo, pues seguro te sientes (o te has sentido) ‘preso’ o ‘falto de libertad’, cuanto menos, ante la toma de una decisión.

En esta ocasión ‘he prestado mi voz’ a un ruiseñor enjaulado que no conoce la libertad, pero que las hadas o los hados han otorgado el privilegio de soñar (si es que no sueña ya), y ha soñado con ella. Y tan bien ha debido de comprenderlo, que siente como unas manos ‘carentes de alma’ (y quizá de sueños), son las que le proporcionan cada día alimento, agua y cobijo (…sólo quisiera saber / para apurar mis desvelos…).

Continuar leyendo