Estos versos para el último domingo de julio

hex0Hace unos días mi padre nos regaló unos versos de ‘nuestro romancero’, que trajo a mi memoria algunos recuerdos. Ya tiene 84 años y cuando nos recita algunos diálogos, algunos versos, algunas escenas, de muchas de las obras que han formado nuestro repertorio, siento cómo mi memoria vuela hacia lugares antes visitados. Él recuerda, y nosotros disfrutamos con ello, ante una memoria que poco a poco se despide.

He querido dibujar unos versos en los que un hijo se despide de su madre, para encontrar su razón y su existencia, como muchos hijos nos despedimos de nuestras madres en algún momento. Ellas siempre con el miedo en el cuerpo preguntándose qué será de ‘su niño’, mientras lo crían entre su brazos, después de haber compartido la vida. Se harán hombres (nos hicimos hombres), pero siempre pensamos en ellas, aunque hayan partido.

Continuar leyendo