Septiembre sigue avanzando y la poesía también

hex0Cuantos más minutos y horas agoto; cuantas más noches y días despierto; cuantos más meses y años vivo, más cuenta me doy de la mediocridad que impera en este lugar llamado Mundo. Mires hacia donde mires verás la mediocridad decidiendo por nuestras vidas (sálvese el/la que pueda o quiera), sin ningún reparo ni vergüenza. Igual da la latitud, las ideas, la religión o el interés. Debemos gritar: ‘Ya está bien’, y a renglón seguido descruzar los brazos y hacer, denunciar, señalar, apartar…

No obstante, y como no podría ser de otro modo tengo, esperanza. Faltaría más. Esperanza en que poco a poco ocupen el lugar que realmente corresponde a los mediocres. Nunca en espacios en los que deban decidir sobre alguna cuestión, alguna persona, algún colectivo…. Si acaso, sobre ellos mismos, siempre y cuando se toleren. No esperemos más. Son menos, aunque ‘hagan mucho ruido’. Pensemos en nosotros, no en ellos, y ‘echémosles a sus casas’.

Continuar leyendo