Si la poesía viene a visitarte este domingo de otoño, déjala entrar

hex0¿Cuántas vidas se cruzan en nuestro camino cada día? Incontables. Aunque a veces he pensado (pienso) en ello, nunca me he atrevido a contarlo. Sí, nunca me ‘he atrevido’ pues serían varios miles y creo que la tristeza, en algún momento me embargaría. Y de todas esas personas, a cuántas he querido hablarles, y no lo he hecho. Incontables. Hace tiempo que intento que esto no me suceda y si quiero entablar conversación con alguien lo hago, o al menos lo intento. Es tanto lo que se puede aprender ‘del otro’ (u otra).

Es tanta la sabiduría que guardan algunas personas, que tan solo con sentirlas cerca te alcanza su luz y su sombra, equilibrio perfecto para que puedas percibir su verdadera dimensión. Recuerdo la primera vez que coincidí con José Luis Sampedro. Un sabio. Un Ser excepcional. Compartir espacio y tiempo con él; escucharle; aprender de su humildad; de su generosidad; de las bondades y realidades de la vida…; y tener el privilegio de prestar mi voz, a sus versos, en un homenaje que organizó la Fundación Centro de Poesía José Hierro, es uno de mis mejores recuerdos.

Continuar leyendo