Permite que la libertad de la poesía acompañe tus sueños

hex0Para mí, uno de los cantos más bellos a la libertad, es el monólogo de Segismundo en la segunda escena de la primera jornada de ‘La vida es sueño’, de nuestro inmenso Calderón de la Barca: ¡Ay mísero de mí, ay, infelice!..//…qué delito cometí / contra vosotros naciendo; / aunque si nací, ya entiendo / que delito he cometido… Soñando con ‘la libertad’ he dibujado estos versos que ahora comparto contigo, pues seguro te sientes (o te has sentido) ‘preso’ o ‘falto de libertad’, cuanto menos, ante la toma de una decisión.

En esta ocasión ‘he prestado mi voz’ a un ruiseñor enjaulado que no conoce la libertad, pero que las hadas o los hados han otorgado el privilegio de soñar (si es que no sueña ya), y ha soñado con ella. Y tan bien ha debido de comprenderlo, que siente como unas manos ‘carentes de alma’ (y quizá de sueños), son las que le proporcionan cada día alimento, agua y cobijo (…sólo quisiera saber / para apurar mis desvelos…).

Continuar leyendo