Unos versos para un sueño, o para un recuerdo

hex0Mi Madre partió hace catorce años, y su recuerdo me daría para llenar todos los días de mi vida. Cuando tienes el privilegio de conocer a una persona maravillosa, le das gracias a la vida. Cuando tienes la fortuna, de que esa persona especialmente maravillosa sea tu Madre, debes considerarte un ser afortunado. Y así me considero. Ella me acompaña siempre, pero últimamente la siento mucho más cerca de mí, y eso me reconforta y me da paz, me hace ver la vida de otra manera.

Recuerdo especialmente mi infancia. Nacido en una compañía de teatro que actuaba por pueblos de España, de lo que me siento muy orgulloso. Estos orígenes son el principio de lo que ahora soy. Las Madres son especiales; siempre son especiales. En mi caso, por los avatares de la vida, Ella fue (es) todo para mi. Prestó su voz, su figura, su fuerza, su naturaleza…, a decenas de mujeres que caminaban cada noche sobre los escenarios, dándoles una vida que de otra manera no hubieran tenido.

Continuar leyendo