Si el firmamento fuera poesía me gustaría ser una estrella

hex0Al atardecer del sábado 17 de febrero vi dos estrellas fugaces cruzar la noche bajo el cielo de Toledo, el mismo cielo que cobija España; que cubre Europa; que abriga océanos y mares; que arropa continentes; que viste el mundo cual el sol decide seguir su camino. Una pequeña estrella que empieza a conocer ahora el Universo les observa desde la lontananza; desde ese mágico lugar en el que el cielo y la tierra parecen quedar para encontrarse.

Me siento feliz cuando la felicidad acompaña a la gente que quiero. Me gusta estar enamorado y mi corazón late acompasado cuando observo personas que se aman en este mundo, tan falto de amor. No importa el nombre de las estrellas fugaces; no importa el nombre de la pequeña estrella que todo lo observa. Pueden tener el nombre que quieran. Posiblemente quien tenga la oportunidad de leer estos, ‘sus versos’, quieran ponerle un nombre. Para mi lo tienen.

Continuar leyendo