Unos versos para después de una tormenta

hex0Al menos por estas latitudes ayer descargó una buena tormenta. Según las noticias que he escuchado, al parecer, no fue exclusivo de esta zona, incluso cayó con mayor intensidad por otros lugares. Pero siempre, antes o después, llega ‘la calma’; sale de nuevo el sol. En nuestra vida diaria, de vez en cuando, sufrimos alguna que otra ‘tormenta’, haciendo que ‘nuestro cielo’ se tiña de un gris que se nos antoja eterno. No desesperemos, la paciencia es una virtud.

Es importante, muy importante, que aprendamos a mirar. Sí, aprendamos a mirar todo aquello que nos rodea, en especial lo que, en principio, se nos pudiera antojar ‘insignificante’, y para ello nuestra humildad juega un papel fundamental, es más, yo diría que imprescindible. No se puede mirar desde el egoísmo, la prepotencia o la superioridad; siempre desde la empatía, la sencillez y la humildad. La vida es muy sencilla. Permitidme un par de frases: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti” o “Trata a los demás como querrías que te trataran a ti”.

Continuar leyendo