A veces quisiera ser verso, a veces quisiera ser silencio

hex0Callar y escuchar. Escuchar los silencios que habitan entre las palabras para aprender de la importancia de éstas antes de ser pronunciadas. La palabra nos permite compartir. No importa si es palabra hablada o escrita. No importa el lenguaje en el que se exprese. Pero la palabra, bien sea escrita o pronunciada, antes o después tendrá un destinatario. No importa si en su génesis éste es desconocido, pero deberá leer y comprender lo escrito; deberá escuchar y comprender lo hablado.

De ahí la importancia de la escritura. De guardar por escrito todo aquello que vivimos, pensamos, soñados, anhelamos, ocultamos…, para mostrar a ‘aquellos que vengan detrás’ o ‘que viven con nosotros’, cómo somos; cómo éramos; cómo amamos; cómo amábamos; cómo sentimos; cómo sentíamos. De qué vale haber caminado por esta tierra que todos pisamos, si no ha quedado huella.

Continuar leyendo