Palpitan estos versos con el deseo de tu cuerpo junto al mío

hex0La poesía está en todos los lugares. La poesía habla de todo. La poesía no tiene límites; si los tuviera, creo que dejaría de ser poesía. En esta ocasión mi entrada, mis versos hablan de deseo, de caricias, de cuerpos desnudos que se buscan…, y se encuentran. En nuestra literatura hay numerosos ejemplos de ello. El cuerpo ‘me pedía’ escribir unos versos sobre un encuentro, o tal vez un reencuentro entre un hombre y una mujer, y he dejado que mis manos copiaran lo que mi corazón sentía.

Como resultado de esa reflexión, vayan estos versos que ahora comparto. Creo que el otoño y la bajada de la temperatura, por estos lares, han alimentado de alguna manera este encuentro. El deseo entre dos personas es algo natural, con independencia del sexo de cada uno de ellos, y a veces lo tratamos con cierto tabú, procurando ocultarlo o lo que es peor, no hablando de ello. Si no se habla de ello, no existe, para bien o para mal. No es cierto; existirá.

Continuar leyendo