Ser un comensal más y conversar en este domingo de enero

hex0Pocas cosas hay más reconfortantes que una reunión de amigas y amigos, en torno a una mesa, para compartir tiempo, palabras, silencios…, y todo lo que se tercie. Al menos para mí. No tiene precio. Vivimos, normalmente, a una velocidad que no nos permite detenernos. Hagámoslo. Parémonos. Echemos el freno. Disfrutemos de las cosas verdaderamente importantes. Muchas veces son las más sencillas, sin embargo son las que más satisfacen. ¿Por qué no hacerlo más?

Unas buenas viandas. Una buena compañía. Unas risas. Una buena sobremesa. Una buena conversación. Ser los verdaderos dueños del tiempo compartido. Regalarnos tiempo. Ese es un buen regalo. Regalar parte de tu tiempo a los que verdaderamente te importan. No obstante, también puedes darle una pensada a regalarte tiempo a ti mismo o a ti misma. Quizá nos mimamos poco. Y si no lo hacemos nosotros cómo queremos que lo hagan los demás.

Continuar leyendo