Descubramos juntos este mes de marzo con unos versos

logoSin considerarme aún una persona mayor –faltaría más– me he detenido a ‘observar el tiempo’. El tiempo vivido, que no tiene ningún misterio, pues creo saber cuánto ha sido y cómo lo he pasado; y el tiempo que me resta por vivir, que no tengo idea de cuánto será ni cómo lo voy a vivir. Si sé cómo me gustaría, pero posiblemente esto pertenezca a otra entrada, o a otro momento. Ahora ‘no toca’. Bueno, estoy convencido, pertenece a otro instante. Repito. Ahora ‘no toca’.

Por otro lado. El hecho de detenerte un instante y observar el tiempo, te permite verlo de otra manera –al menos este ha sido mi caso–. Y como conclusión a esa observación me he dado cuenta de que ‘No me importa el tiempo’. Principalmente porque es algo que no puedo controlar. Escapa a cualquier posibilidad de alteración por mi parte. Sin embargo, sí está en mi mano decidir –siempre decidiendo– cómo quiero pasar ese tiempo. O cómo no quiero pasarlo.

Continuar leyendo