Quiero saludar al primer domingo de abril con unos versos

hex0Qué importante sería no olvidar que una vez, quizá no hace tanto tiempo como pensamos o creemos, fuimos niños (o niñas). Ahora nos hemos convertido en adultos; en hombres y mujeres ‘de provecho’, que decían nuestros mayores, pero que hemos dejado de hacer cosas que de pequeños no le dábamos mucha importancia y que ahora, al menos para mí, sí que la tienen. Hemos dejado de creer y de soñar y de imaginar y de reír y de llorar y de saltar…; y de saltar y volar, cuando desplegábamos nuestros brazos imitando el surcar de los cielos.

¡Cómo hemos cambiado! En algunas cosas a mejor. No vamos a ser fatalistas. Pero en lo esencial me temo que a peor. En los pequeños detalles, que son los que conforman nuestra verdadera forma de sentir y de vivir, creo que hemos retrocedido. Aún estamos a tiempo. En grupo o en compañía de nuestra soledad proponeos sonreír, soñar, cantar, bailar, saltar…, saltar y volar.

Continuar leyendo