Un poema para un primer domingo de un mes de mayo cualquiera

hex0Sé que una fecha como a la que hoy llegamos está ‘comercializada’ por los Grandes Almacenes, que hacen caja para celebrar el Día de la Madre, como si el resto de los días ‘no tuviéramos madre’, o no nos acordásemos de ella. En cualquier caso y dado que mi madre partió hace unos años, son muchos los momentos, no solo los días, en los que la tengo muy presente. Aprendí mucho de ella y con ella y «…puede ser un gran día…» para pensar en ella. ¿Por qué no? ¿Quién lo determina? Pues simplemente cada cual.

Respeto, faltaría más, quienes no celebran este día por la comercialización y mercantilismo que de él se ha hecho. Cuestión que reconozco. Pero, como ya he comentado, que cada cual haga lo que le plazca, sin más. Y punto. A ver si por querer ser más papistas que el Papa, vamos a pasar de felicitarla (aunque nos apetezca), de mandarle un beso (aunque estemos deseándolo), de decirle todo lo que la queremos (sin saber si habrá otra oportunidad), o sencillamente, porque no estamos de acuerdo con estas celebraciones.

Continuar leyendo