Deja que la palabra te acompañe siempre que te sientas solo

logoEsta ha sido una semana en la que me han abordado un ciclón de pensamientos. Dudas. Muchas dudas. Siempre la duda. De diversas cuestiones. Me es difícil comprender cómo en esta era en la que vivimos, la era que llaman de las comunicaciones, podamos sentirnos solos. Pero si te fijas un poco, solo un poco, te das cuenta en que el ‘contacto entre las personas’ se ha perdido. La conversación cara a cara. Incluso la conversación por teléfono.

La soledad. La incombustible soledad. La implacable soledad. La puta soledad. Esa soledad que es impuesta por las circustancias y el ritmo de vida que llevamos. Creo que es uno de los grandes problemas de esta sociedad que hemos y estamos creando. Estar rodeado de gente y, sin embargo, sentirnos en la más absoluta soledad. Qué maravilloso es poder regalar algo tan valioso como es nuestro tiempo y compartirlo con aquellos que nos importan. Regálate.

Continuar leyendo