La poesía es un regalo, también lo es la vida

logoCreo que no hay nada más maravilloso que dormir junto a tu bebé mientras descansa. Lo digo como padre y como abuelo. La sensación mágica que sientes cuando su calor, su respiración, su fragancia…, acompaña tu sueño, no tiene parangón. La infinidad de preguntas que pueden asaltarte; las dudas; la alegría que transmite ese amor, sencillo y profundo hace que tu corazón palpite de forma diferente.

Recuerdos de otras infancias. Experiencias ya vividas y recordadas en noches de otoño. Qué regalos hace la vida. Creo que no hay nada más hermoso como la sonrisa de un bebé. Creo que no hay nada más intenso que esa mirada que te regalan, a veces, en la que es imposible adivinar qué miran, pero te reconforta y hace que tu rostro se ilumine.

Continuar leyendo