Compartir unos besos; compartir unos versos

logoSer un malabarista con las palabras. Ser un malabarista con mis versos. Ser un malabarista con la vida. Ser un malabarista con los besos que pacientes esperan su destino. Así me imagino en algunas ocasiones, ‘jugando’ con mis manos y con todos los sueños que desde niño me acompañan. No hay nada más reconfortante que compartir, y eso es lo que pretendo cada semana con aquello que sueño y pienso, y después dibujo con palabras.

Recuerdo aquella canción de Víctor Manuel titulada: ‘A dónde irán los besos’, y en la que se preguntaba por el destino de aquellos que no damos. Yo no quiero que se pierda ninguno. Es más, no quiero que queden guardados pues creo que con el tiempo dejan de tener sentido. Quizá besamos poco. O no. Creo que es muy personal, pero reconozco que a mi me encanta darlos y recibirlos.

Continuar leyendo