Los pequeños detalles siempre hacen poesía

logoCreo que muchas veces nos perdemos los pequeños detalles que acompañan nuestra vida, sin reparar en que esos instantes, esa insignificancia universal determina, en el fondo, lo que realmente somos, pues resulta reflejo de lo que hacemos o dejamos de hacer. De lo que vivimos o dejamos de vivir. De lo que soñamos o dejamos de soñar.

Nada es casual. Ni una nube bajo el cielo; ni una ola del mar; ni la caída de un hoja en otoño; ni el trino de los pájaros; ni un pensamiento fugaz; ni un recuerdo que creímos olvidado. Nada se nos aparece por arte de magia, pero al no estar atentos; al no estar prestos a todo lo que sucede en este lugar al que llamamos Mundo, nos convertimos en espectadores dejando de ser los primeros actores de nuestra vida.

Continuar leyendo