Mirar el cielo es leer poesía en tonos multicolores

logoMe cruzo con muchas personas con la mirada mirando hacia abajo. Parece que mirando el suelo. Y no me refiero porque vayan pendientes de sus teléfonos móviles (que también), sino porque se están perdiendo todo lo hermoso que vuela o vive sobre nuestras cabezas. Mirar los edificios, si estás en la ciudad. Mirar hacia las copas de los árboles, si paseas por el campo. Mirar hacia el cielo, si te sientes vivo.

Me gusta mirar el cielo cuando su azul me abraza; cuando las nubes se dibujan bajo él, independientemente del color que muestren; cuando la noche tiñe de negro el firmamento y millones de estrellas iluminan los sueños; cuando la luna me observa o cuando decide jugar al escondite con la tierra; cuando las aves deciden migrar a otras tierras aleteando. Me gusta mirar el cielo dejando que la lluvia o el sol bañen mi rostro ávido de vida.

Continuar leyendo