Si te encuentras un poema acércate a él y respira

logoQuizá no seamos conscientes de que algo tan sencillo y básico como es ‘respirar’, sea esencial e imprescindible para que un ser humano siga viviendo, soñando, amando, riendo, llorando, hablando, pensando… En realidad cualquier ser vivo necesita respirar para poder vivir, pero en este caso quiero señalar a los que se les (nos) puede ‘considerar seres humanos’. Creo que de un tiempo a esta parte vivimos de forma acelerada. Vivimos en una época en la que se da un valor innecesario e inmerecido a la inmediatez. ¿Qué fue de la paciencia y el reposo?

Sin embargo, si conseguimos entender que si nos detuviéramos un momento, un instante. Un solo instante sin importarnos lo que nos rodea. Escucháramos el silencio que rompe el ruido de fondo que nos invade. Entornáramos los ojos hasta sentir la compañía de la oscuridad buscada y abriésemos nuestros pulmones hasta llenarlos de vida, una vez tras otra. Despacio. Pausadamente. Con paciencia. Inspira. Espira. Inspira. Espira. Ahora tú, una vez más… Así. Nuestro mundo, seguro, sería otro.

Continuar leyendo

No encontrarás nunca soledad en la poesía

logo¿Cuántas soledades habitan en un ciudad tan concurrida como Madrid o Barcelona o Bilbao o Málaga o Sevilla o La Coruña, o…? Creo que hay más soledad en cualquiera de esas ciudades, que en una pequeña aldea de lo que han dado en llamar la ‘España vaciada’. Cuanto más rodeado de gente estamos, más soledad podemos llegar a sentir. Nadie saluda a nadie. Nadie habla con nadie (salvo excepciones).

Si viajamos en transporte público para acceder a nuestro centro de trabajo, todos los días, a la misma hora y tomamos el mismo itinerario, es posible, muy posible, que nos encontremos con las mismas personas. Hombres y mujeres que van o vienen de su trabajo. Jóvenes que vienen o van a estudiar o trabajar. Un ir y venir de almas que caminan, a veces, algunas veces, como si no hubiera nadie más a su lado. Soledad. Soledades.

Continuar leyendo

Quiero regalarte unos versos este domingo de enero

logoLlevo varias noches soñando con viento, suave y bravo. Soñando con agua salada, bien sean lágrimas o agua de mar. Una noche tras otra. Pero al despertar de la mañana me sentía bien. No me sentía triste, más bien alegre y contento…, o quizá eufórico en algún despertar. Por lo tanto, abrí mi cuaderno de poesía, busqué la primera página en blanco después de la última escrita, y dejé que mi bolígrafo que escribe en color azul hiciera el resto, guiado por mi mano derecha.

El resultado es lo que ahora comparto con todos vosotros y vosotras. A veces, algunas veces, tengo la sensación de que se nos olvida que alguna vez fuimos jóvenes; incluso que fuimos niños. Un tiempo en el que soñábamos, incluso con imposibles, pero que creíamos poder alcanzar, y eso nos hizo crecer y avanzar. El convertirnos en adultos es algo que no podemos evitar. Es cuestión de tiempo, nada más. Sin embargo, el convertirnos en adultos aburridos y desesperanzados, solo es responsabilidad nuestra.

Continuar leyendo

Me he propuesto unos versos para despedir el año

logoApenas quedan horas para despedir este año y dar la bienvenida a los ‘locos años 20’ que vienen por duplicado. No sé para vosotras y vosotros cómo habrá sido el año que termina. Si antes de dar comienzo os hicisteis alguna propuesta. Si la habéis cumplido. Si queda por cumplir. Si la habéis aplazado. Si algo os ha impedido su consecución. Si para el próximo tenéis pensado o decidido haceros alguna otra. Nueva o repetida. Es irrelevante, si es vuestro deseo.

Hubo un tiempo, creo que hace tanto que no lo recuerdo, cuando yo me proponía: ‘ir al gimnasio’, ‘aprender inglés’, ‘ser mejor en mi trabajo’, ‘hacer una dieta equilibrada’… Cuestiones que, sin dejar de ser importantes, poco me llenaban o conseguían satisfacerme. Entiendo que alguien se proponga alguna de ellas, lo consiga y se sienta feliz. Bravo. Objetivo conseguido. Sin embargo, me paré a pensar qué era lo que realmente quería proponerme para sentirme bien conmigo mismo. Creo que es lo que de verdad cuenta.

Continuar leyendo

Tiempo de recuerdos en unos versos que acarician la memoria

logoQuizá sean estas fechas más propensas al recuerdo de aquellos seres queridos que ya no están conmigo (con nosotros). Y no me refiero solo a los que partieron para siempre, también vuelven a mis recuerdos aquellas y aquellos que en un momento determinado formaron parte de mi vida y que dejaron en mi un poso de felicidad y paz. Y no es que su recuerdo no pueda acompañarme en otras fechas (de hecho me acompañan algunos, a veces); si bien, ahora todos atienden mi invitación al encuentro.

Siento cómo se dibuja una sonrisa en mi rostro a la vez que mis ojos se humedecen con la dulzura que la alegría del recuerdo provoca este instante. Un gesto, una melodía, un olor, un color, una frase, una luz, una risa, una caricia, una sombra, un silencio… Cualquier pequeño detalle es lo sufrientemente grande para acercar su memoria. Somos lo que somos por aquello que hemos vivido.

Continuar leyendo

No importa que las musas no estén conmigo para escribirte unos versos

logoJugar con las palabras. Jugar con los versos. Jugar con el lenguaje. Jugar con las historias. Jugar con los tiempos y los ritmos. Divertirse cada vez que quieres crear un poema. Si no es diversión de nada sirve. Reconozco mi necesidad de escribir. Es una necesidad que podría definir como fisiológica. Si llegado un momento no escribiera, al menos, parte de lo que habita en mi cabeza, creo que corro un serio riesgo de explosión. Una vez que veo plasmado lo escrito, mi sensación de paz y bienestar son inmensas.

Esa es una de las razones por las que empecé a escribir en este espacio el #PoemaDelDomingo. Pues además de escribirlo sentía la necesidad de compartirlo. De qué vale aquello que te gusta y que te hace feliz si no lo compartes. Creo que, antes o después, podría sentirme incompleto. Por lo tanto, aquí los dejo cada semana para que sean descubiertos por aquellas o aquellos que quieran acercarse a estos versos.

Continuar leyendo

Escribirte unos versos porque amanece un nuevo día contigo

logo¿Eres consciente del transcurrir de los días? O simplemente vives sin reparar en cómo pasa la vida si detenerte en toda la belleza que nos regala. Quizá nos fijamos ‘grandes metas’, ‘grandes logros’ que pueden frustrar nuestra existencia sin no lo alcanzamos ‘en un tiempo determinado’ sin reparar en los pequeños detalles que hacen grande la vida que vivimos. Una mirada, simplemente una mirada. Una sonrisa, simplemente una sonrisa. Una frase, simplemente una sencilla frase: ‘te amo’.

Qué importante es lo insignificante y qué insignificante lo grandilocuente. Cuidado con los espejismos o con la parafernalia que adorna lo superfluo. Una caja vacía en su interior, bien adornada, con muchos colores, con muchas luces, bien presentada…, puede confundir a cualquiera. Y cuando la abres la encuentras llena de nada. Cuánta belleza, cuánta intensidad puede acompañar un gesto sincero y sencillo. Despertar cada mañana junto a la persona que amas. Creo que nada hay tan maravilloso a la par que tan sencillo.

Continuar leyendo

Escríbeme un poema este primer domingo de diciembre

logoMás de mil asesinadas desde que hay datos ‘oficiales’ de mujeres que han muerto producto de la violencia de género. Pero también es violencia contra las mujeres la sicológica, la sexual, la económica, la laboral, la social… No sé cuál es el verdadero interés por parte de algunas partidos políticos que, por acción u omisión, no reconocen esta violencia que mata, o ‘blanquean’ sus palabras con eufemismos vergonzantes y vergonzosos para intentar explicar aquello que es inexplicable.

Especialmente importante la violencia que se produce entre los jóvenes. Muy jóvenes. Consideran que la mujer es ‘de su propiedad’, o es ‘inferior’, o debe estar ‘dispuesta a acatar aquello que le apetezca’ o… Creo que la educación es muy importante, pero también los ejemplos. No riamos los chistes machistas o que ofenden a la mujer. No compartamos fotos, artículos o imágenes denigrantes. No nos convirtamos en cómplices de otros hombres viles y cobardes.

Continuar leyendo

Todo lo esencial que aprendí lo aprendí de una mujer

logoNo me cansaré de decirlo una y otra vez. No me importa si con ello me repito una y otra vez. No me importa si al pronunciarlo estoy pronunciando la mayor de las obviedades. «Nací de una mujer, viví en su interior nueve meses y soy un hombre». Creo que lo menos importante es que sea un hombre. Y estoy seguro de que lo más importante es el tiempo que compartí con esa mujer. Mi madre. Ella me dio de forma incondicional todo el amor que en aquel momento la acompañaba. No nací en un hospital. Nací en una casa. A su lado. Y junto a ella empezó mi vida «en este lugar».

En otros poemas he hablado de mi madre. Del amor que regalaba a su marido, hijos, hijas y personas que compartieron su vida. Nunca será suficiente para reconocer y agradecer que me diera la vida y me enseñase tantas y tantas cosas. Tantos viajes. Tantos escenarios. Tantos personajes. Tantas experiencias. Tantas risas. Tantos llantos. Tantos sueños… Un verdadero privilegio haber conocido a un Ser excepcional. A una persona excepcional. A una mujer que siempre formará parte de lo que soy.

Continuar leyendo

Mirar el cielo es leer poesía en tonos multicolores

logoMe cruzo con muchas personas con la mirada mirando hacia abajo. Parece que mirando el suelo. Y no me refiero porque vayan pendientes de sus teléfonos móviles (que también), sino porque se están perdiendo todo lo hermoso que vuela o vive sobre nuestras cabezas. Mirar los edificios, si estás en la ciudad. Mirar hacia las copas de los árboles, si paseas por el campo. Mirar hacia el cielo, si te sientes vivo.

Me gusta mirar el cielo cuando su azul me abraza; cuando las nubes se dibujan bajo él, independientemente del color que muestren; cuando la noche tiñe de negro el firmamento y millones de estrellas iluminan los sueños; cuando la luna me observa o cuando decide jugar al escondite con la tierra; cuando las aves deciden migrar a otras tierras aleteando. Me gusta mirar el cielo dejando que la lluvia o el sol bañen mi rostro ávido de vida.

Continuar leyendo