Que la poesía sirva para hacer camino también en este domingo

logoAunque ya lo he comentado en otras entradas, y no me importa repetirlo (o repetirme), qué necesaria es la poesía. Cuanto mayor es el ‘ruido de fondo’, más necesaria es la palabra que libre se pronuncia verso a verso. La palabra que muestra, que enseña, que denuncia, que loa, que regala, que iguala, que vuela…, y que recoge el viento para acercarla hasta donde cada uno quiera encontrarla pues ya es libre y a nadie pertenece, tan solo al que quiere acercarse a ella.

El próximo 21 de marzo, un día después del comienzo de la primavera, celebraremos el Día Internacional de la poesía, y aunque cada día, para mí, es el día de la poesía, y cada domingo comparto unos versos, en esta ocasión quiero, de manera humilde y con el mayor de los respetos, hacer un guiño a Machado en mis versos, a D. Antonio Machado que tanto nos enseñó y del que tanto deberíamos aprender.

Continuar leyendo

Puedes encontrar la poesía en cualquier banco del parque

hex0Qué sencilla es la vida y qué poco conocemos de ella. No sabemos nada de cómo funciona todo lo que nos rodea. Permanecemos ausentes de los pequeños detalles y nos perdemos lo esencial. Hay un álbum del Maestro Labordeta que tituló: “Que no amanece por nada”. Estoy totalmente de acuerdo con esa frase. Deberíamos estar atentos y atentas para descubrir, para entender, para conocer, para averiguar… ¿Por qué amaneció esta mañana el día?

Seguro que si nos esforzamos un poco; si prestamos atención sabremos la respuesta. Mañana cuando amanezca me prometo estar atento a todo lo que acontece a mí alrededor y disfrutar de cada instante. Algunas veces no reparamos en pequeños detalles. Pensando en ello he querido dibujar esta historia que ahora comparto. Le puede suceder a cualquiera. De hecho puede estar sucediendo en este preciso instante. Por lo tanto, si así fuera, toma la decisión que debes tomar.

Continuar leyendo

Descubramos juntos este mes de marzo con unos versos

logoSin considerarme aún una persona mayor –faltaría más– me he detenido a ‘observar el tiempo’. El tiempo vivido, que no tiene ningún misterio, pues creo saber cuánto ha sido y cómo lo he pasado; y el tiempo que me resta por vivir, que no tengo idea de cuánto será ni cómo lo voy a vivir. Si sé cómo me gustaría, pero posiblemente esto pertenezca a otra entrada, o a otro momento. Ahora ‘no toca’. Bueno, estoy convencido, pertenece a otro instante. Repito. Ahora ‘no toca’.

Por otro lado. El hecho de detenerte un instante y observar el tiempo, te permite verlo de otra manera –al menos este ha sido mi caso–. Y como conclusión a esa observación me he dado cuenta de que ‘No me importa el tiempo’. Principalmente porque es algo que no puedo controlar. Escapa a cualquier posibilidad de alteración por mi parte. Sin embargo, sí está en mi mano decidir –siempre decidiendo– cómo quiero pasar ese tiempo. O cómo no quiero pasarlo.

Continuar leyendo

Último domingo del mes de febrero, y también partirá

hex0Me considero una persona realista. Si es cierto que en alguna ocasión puedo pecar de idealista y soñador. Pero en ningún caso pesimista. La vida es lo que es. Igual te da que te quita. Y no por eso dejo de pensar que es maravillosa, pues cada día nos brinda una nueva oportunidad, que no deberíamos desaprovechar. Y aunque, a veces, puede parecer ‘larga’, la vida es ‘muy corta’. Apenas un breve suspiro; un batir de alas; un pestañear de miradas…; el eco de un silencio antes de pronunciar un ‘te quiero’.

Sin embargo cuando tienes cierta edad; te paras; miras a tu alrededor; reflexionas; recuerdas…; te das cuenta de que hay mucha gente próxima a tí que ya ha partido. Que hay mucha gente, siguiendo una ‘ley de vida’ que a veces ni es ley y sí que deja de ser vida, que está viviendo en un andén y que pronto tomará su tren. Viviendo en un embarcadero y que pronto desplegará las velas de su barca rumbo al horizonte. No quiero dar la sensación de tristeza, pues solo la muerte y la despedida forman parte de la vida. Es una realidad que debemos asumir. Y ser felices.

Continuar leyendo

Decidir entre un beso y un verso, entre un poema y un te quiero

hex0¿Sabes que nos pasamos toda nuestra vida tomando decisiones? Algunas pueden parecer sencillas (a veces lo son); otros nos resultan complicadas (a veces no lo son). Si blanco o negro; arriba o abajo; falda o pantalón; playa o montaña; coche o moto; azul o rosa; dar un beso o estrechar una mano; hacer una llamada o no hacerla; verso o prosa; amar o no amar; gafas o lentillas; niño o niña… Sin haber reparado (o sí), que de la decisión que tomemos o dejemos de tomar determinará nuestro futuro (o parte de él) ¡¡Vaya papelón!!

Yo no sé si vosotr@s os hacéis estas preguntas o si os planteáis estás reflexiones (o quizá otras más sesudas). De vez en cuando (de un tiempo a esta parte) me gusta ‘parar mi mundo’ y observar. Observar a mí alrededor. Observarme. Y sobre todo cuestionarme sobre cuestiones que antes por falta de tiempo (no sabría si esto es del todo cierto o solo una excusa), no me planteaba. ¿Decidir o no decidir? Esta es la cuestión (que pudo haber pensado/escrito Shakespeare).

Continuar leyendo

Quiero regalarte unos versos en este domingo de invierno

hex0Nos acomodamos, a veces, en nuestra ‘zona de confort’ donde creemos que estamos seguros y, desde luego, nos encontramos a gusto. En ocasiones nuestra estancia en esa zona nos aleja de la verdadera realidad que nos rodea y que nos acompaña. Preferimos no movernos. No escuchar. No hablar. No mirar. Sin embargo, debemos ser valientes. Hay intereses de terceros; de manipuladores profesionales; de falsarios sin escrúpulos; de gente ruin y servil…; que querrán que nos mantengamos en esa zona. Así seremos dóciles y manipulables.

Pensando en todos ellos y todas ellas. Pensando en tantas y tantas personas que viven de espaldas a lo que nos rodea. Pensando en toda la gente que perdió o creyó perdido su sueño. Pensando. He escrito los versos que ahora comparto. No vivamos de espaldas a la vida. Mirémosla a la cara. Sin cristal que distorsione la realidad. Ojos mirando ojos. Labios mirando labios. Rostro mirando rostro. La espalda, solo al viento para que impulse nuestra nave hacia otro puerto.

Continuar leyendo

En este domingo unos versos para decirte hasta pronto

hex0La muerte solo habita donde hay vida y, aunque nos pese, tarde o temprano viene a visitarnos. En esta ocasión ha salido a nuestro encuentro para llevarse a mi padre y, en silencio, con la pausa que a veces se toma, ha cumplido el encargo. Y aunque nos ha vuelto a sorprender en esta ocasión, nos ha permitido poder despedirnos de él. Nunca el tiempo es suficiente pero la muerte no se detiene, tiene otras visitas que realizar. Eso es algo que debemos tener presente: solo la vida acaba con la muerte. Nunca le falta trabajo a esta incansable viajera.

Ya que ha de venir, antes o después, podría mostrar su generosidad y permitir la despedida de aquel ser querido que decide llevarse. En nuestro caso, agradezco su incomprensible paciencia, pues nos ha permitido hacerlo. Muchos son los que no tienen esa oportunidad, pero el poder hacerlo te reconforta y te hace entender la muerte y la vida de una forma diferente.

Continuar leyendo

Unos versos, para el último domingo de enero

hex0Algunas veces me confieso cansado de escuchar toda la cantidad de sandeces y tonterías que dan por la ‘tele’, o por la radio, o aquellas que se leen en prensa o en Redes. Escuchar a todos esos expertos y expertas que ‘de todo saben’, y me da la impresión que ‘no saben de nada’. Ya sea de historia, de política, de cultura, de ciencia, de sociedad, de la vida de todos, de la vida de nadie, del cambio climático, de la cría del camarón, de las olas del mar o del ‘poderoso influjo de la luna’.

Y ya, si hago referencia a lo que pueden llegar a decir aquellas y aquellos que nos gobiernan, o que se postulan para ello, te entran ganas de apagar la ‘tele’, desenchufar la radio, desconectarte de Internet, y no volver a leer un periódico más… Pero, quizá sea eso lo que pretendan. Que vivamos ‘en la oscuridad’ para que ellas o ellos sean ese ‘faro que nos alumbre y nos ilumine’, y con ellos alcancemos la felicidad, y alcancemos nuestros sueños, y consigamos todo lo que ansiamos.

Continuar leyendo

Ser un comensal más y conversar en este domingo de enero

hex0Pocas cosas hay más reconfortantes que una reunión de amigas y amigos, en torno a una mesa, para compartir tiempo, palabras, silencios…, y todo lo que se tercie. Al menos para mí. No tiene precio. Vivimos, normalmente, a una velocidad que no nos permite detenernos. Hagámoslo. Parémonos. Echemos el freno. Disfrutemos de las cosas verdaderamente importantes. Muchas veces son las más sencillas, sin embargo son las que más satisfacen. ¿Por qué no hacerlo más?

Unas buenas viandas. Una buena compañía. Unas risas. Una buena sobremesa. Una buena conversación. Ser los verdaderos dueños del tiempo compartido. Regalarnos tiempo. Ese es un buen regalo. Regalar parte de tu tiempo a los que verdaderamente te importan. No obstante, también puedes darle una pensada a regalarte tiempo a ti mismo o a ti misma. Quizá nos mimamos poco. Y si no lo hacemos nosotros cómo queremos que lo hagan los demás.

Continuar leyendo

Llenemos playas y desiertos de versos en este domingo de enero

hex0Vivimos en una Sociedad que nos condiciona sobre lo que debemos pensar, decir, soñar o vivir. Al menos en mi caso, pertenezco a una generación (los 60), en la que la educación, la religión y el entorno lo condicionaban todo. Y así crecimos. Unas ‘barreras invisibles’, pero que se podían sentir y percibir perfectamente, marcaban nuestros límites sobre prácticamente todo. Hay muchos que pretenden que todo siga de la misma forma. Que nadie traspase las barreras que sus antecesores marcaron y que ellos pretenden perpetuar, por sus intereses.

Ya está bien. Abramos los ojos. Estemos atentos. No podemos bajar la guardia. Nada de lo que sucede actualmente es una casualidad. Las casualidades NO existen. Todo está orquestado por parte de los que siempre han ostentado el poder; y no quieren perderlo cueste lo que cueste (al resto de los mortales), a ellos les sale gratis. Ellos no exponen. Ellos no pierden. Ellos siempre ganan. Les importamos nada. Debemos estar atentos a sus cantos de sirena. Somos más, pero descarriados, de eso se valen.

Continuar leyendo