Hace un año, poesía; también hoy y siempre la poesía

logoEstoy seguro, casi por completo, que nadie cuando despedíamos el año 2019 y dábamos la bienvenida a un año ‘redondo’ como el 2020, imaginaba, ni por lo más mínimo, lo que nos esperaba terminando el invierno y en puertas de una nueva primavera. Ni el mejor (o peor, según se interprete) de los guionistas podía escribir un relato como el que aún nos acompaña y, lamentablemente, creo que nos acompañará todavía durante algún tiempo. Hagamos, por favor, lo que esté en nuestras manos para que NO avance y termine.

Hemos vivido durante este año situaciones de todo tipo, tanto personales como laborales. Con pérdidas de seres queridos, en muchas ocasiones en soledad; con pérdidas de trabajo, obligando a muchas familias a engrosar lo que bautizaron como las colas del hambre. Mucha desgracia, pero también mucha alegría, por ejemplo, en esas familias a las que ha llegado un nuevo miembro; de esos enamorados que ahora se han encontrado o, quizá, reencontrado… Se decía que íbamos a salir mejores. Al menos, deberíamos intentarlo; aprender de esta catástrofe que nos asola.

Son muchos los muertos que se ha cobrado esta pandemia en todo el mundo. Demasiados. Y, lamentablemente, no ha acabado. Debemos ser cuidadosos. Debemos tomar conciencia de lo que tenemos encima. No es ninguna broma. Siguen muriendo cada día, y detrás de esa ausencia hay una persona, una familia, unos amigos, unos compañeros…, a los que les habrá cambiado la vida, inesperadamente. Saldremos, no tengo duda, pero NO debemos relajarnos. Da igual lo que permitan las autoridades, creo que todas y todos sabemos qué debemos hacer. Responsabilidad.

.

Si te apetece puedes escuchar el poema

.

Fue ahora hace un año

cuando el invierno preparaba su despedida

y una nueva primavera acercaba su presencia

para regalarnos estarcidos multicolores

y deliciosas fragancias con las que despertar los sentidos.

 

Fue ahora hace un año

cuando comenzó nuestra inesperada pesadilla

provocada por un insignificante bicho

imperceptible al ojo humano

que puso en jaque a todos los habitantes

de este lugar al que llamamos Mundo.

 

Fue ahora hace un año

cuando comenzamos a enfermar y a morir

en silencio y en soledad

sin que nadie pudiera ponerle coto

por desconocimiento, incompetencia o falta de valor.

 

Fue ahora hace un año

cuando se tomaron medidas restrictivas

en cuanto a la libertad de movimiento

confinándonos para protegernos unos de otros

de esta pandemia que crece sin detenerse.

 

Fue ahora hace un año

cuando todo cambió para todos

sembrando miedos aquí y allá

dejándonos huérfanos de abrazos y besos

distanciando familiares y amigos.

 

Pronto se despedirá este invierno

ya he visto llegar la primavera

hasta el alfeizar de mi ventana

y seguiré soñando cada día

con el final de esta quimera que nos acompaña

y que tantas vidas ha truncado.

 

No quiso pasar de largo por mi lado

y dejó sin rubor su sombra alargada

al igual que sobre muchos de vosotros,

espero que pronto termine tan cruenta

y desproporcionada aventura

y puedan regresar a nosotros aquellos abrazos

que quedaron aparcados

aquellos besos que no fueron dados

y aguardan sus destinatarios

sabiendo que en mi memoria quedarán

aquellas y aquellos que partieron a destiempo.

.

:)

.

2 comentarios:

  1. Un precioso homenaje el que dedicas a los que se fueron sin poder contarnos tantas vivencias que tenían pendientes por salir de sus gargantas. Entre líneas descubro las dedicatorias a los que hasta ahora hemos sobrevivido, los que con un poco de suerte podremos asombrarnos y deleitarnos del renacer de esta nueva Primavera.

    Enhorabuena.

    • Txema Contreras

      Hemos pasado un año que no deberíamos olvidar nunca. Forma parte de nuestro paso por la vida, y nos debe servir, entre otras muchas razones, por preservar la memoria de los que partieron antes de tiempo, dejando ‘tareas’ por hacer y palabras por decir.
      DEP tod@s ell@s.
      Gracias, mi querida Amiga.
      Besos

Responder a Berta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *