Quizá te decidas a iniciar un nuevo camino, después de estos versos

logoCualquier estación del año es buena para iniciar camino. De un tiempo a esta parte, siento cómo la felicidad me rodea y me hace sentir bien. Hace tiempo decidí emprender un nuevo camino, y esa hora cuando empiezo a sentir que me encuentro en paz conmigo. No sé si es porque si vuelvo la vista atrás, veo que es mucho mayor el camino recorrido que el que me queda por recorrer. Que me espera un horizonte, al que tod@s hemos de llegar, pero al que no tengo prisa por alcanzar.

Yo no sé si a vosotr@s os pasa, o os ha pasado. Preguntaros sobre la vida y el mundo; sobre de dónde venimos y hacia dónde vamos; sobre si este ritmo que llevamos es el adecuado o, en algún momento, llegaremos a colapsar; si la felicidad consiste en tener y acaparar, o va más por compartir y empatizar. No sé, preguntas que, creo, tienen difícil respuesta. O quizá no tanto. Quizá busquemos las respuestas demasiado lejos de donde podemos encontrarlas, si somos capaces de detenernos un instante.

He empezado a desaprender para volver a aprender. Creía saber muchas cosas, pero al detenerme e iniciar un nuevo camino, me he dado cuenta de cuán equivocado estaba. No sé el pensamiento de los demás al respecto, pero tampoco me condicionaría el conocerlo, al menos así lo pienso. Desaprender todo aquello que aprendí de manera incorrecta, pues estaba sujeta, esa enseñanza, a demasiados condicionantes: sociales, familiares, comunitarios, de creencias… Aprender a desaprender, puede ser el primer paso de un nuevo camino. De ahí, estos versos.

.

Si te apetece puedes escuchar el poema

.

No sé qué tiene este otoño

que se me antoja tan distinto

a otros ya vividos,

pero sus colores, contrastes y claroscuros,

dan sentido a esta mirada mía

que observa el pausado discurrir

de un Universo cambiante

tras cada nuevo amanecer.

 

Siento cómo mis sentidos sienten

todo aquello que a cada instante perciben

desde el mirar de mi mirada.

 

Cómo se eriza mi ajada piel

con la suave brisa que difuminan

los sueños que están por llegar.

Cómo late mi corazón desbocado

cuando el cálido cuerpo de la mujer que amo

se hace uno con el mío cuando me abraza.

Cómo se agudizan mis oídos

al escuchar el murmullo de los silencios

que palpitan entre verso y verso.

Cómo se inundan de salados mares

estos ojos que se abren al mundo

cuando mi pensamiento se detiene en mis hijas.

 

Nada regresará como antes fue

pues nada fue como ahora es,

solo debes ralentizar tu tempo…,

y observar.

 

No es necesario viajar

más allá del horizonte

para hallar aquello que quizá estemos buscando,

ni cargar nuestras alforjas

con objetos que carecen de verdadero valor,

pues lo más valioso

ni pesa, ni ocupa espacio alguno.

 

El lugar que buscamos

está más próximo de lo que cabría pensar.

No es un viaje fácil

incluso puede resultar doloroso, a veces,

pero en este caminar encontraremos

las respuestas a nuestras dudas

una vez que decidamos emprender camino.

 

Inicia ese viaje a tu interés

y solo cuando estés preparado,

sin prisas

sin límites

sin ataduras

sin condiciones…,

y cuando te encuentres,

escúchate,

háblate,

acompáñate,

y entonces, y solo entonces,

descubrirás que nunca has caminado solo.

.

😉

.

2 comentarios:

  1. Nada regresará como antes fue

    pues nada fue como ahora es,

    Me encanta el poema Chema y como siempre, bellos versos recitados por ti.

    • Gracias, mi querida Amiga.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      La poesía, como sabes, está en cualquier lugar, solo hace falta sentirla. Ahí está, esperando, a que la necesitemos.
      Cuídate.
      Besos

Responder a Txema Contreras Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *