Este primer domingo de diciembre, unos versos para encontrarme, si me siento perdido

hex0Me confieso una persona afortunada. Pero aun así, a veces, algunas veces, y sobre todo con la que está cayendo por este mundo en el que compartimos, o deberíamos compartir (mejor dicho) lo que la vida ofrece nos ofrece, necesito ‘poner los pies en la tierra’, mirar a mi alrededor y ‘resetearme’ para poder hacer frente a este incomprensible caos. O quizá, por tener la posibilidad de hacerlo, sea por lo que soy afortunado.

Sé que la felicidad completa no existe, tampoco la ansío. Lo que sí necesito y procuro, es encontrar la felicidad en todo aquello que me rodea; intentar mirarle a los ojos a la vida que tengo delante y preguntarle; y preguntarme; intentando hallar respuestas. La mayoría de las veces, no las consigo.

Cuando me encuentro verdaderamente perdido me acurruco en sus brazos (en los brazos de mi amada), y embriagado de su fragancia, en silencio, escucho el latir de vida que la acompaña hasta que mi corazón late junto con el suyo. En ese instante; en ese preciso instante empiezo a entender la verdadera razón de Ser.

Quiero compartir estos versos contigo, esta mañana de domingo otoñal, que hoy nos regala la vida.

Si te apetece puedes escuchar estos versos:

.

Déja que me acurruque

en tus brazos

como antes lo hacía

que regrese al hogar

en el que descansa mi alma

y que me embriague

de nuevo

de la fragancia de tu cuerpo

primavera soñada

por las multicolores flores

que alfombran mis sueños.

 

Son tus brazos

las sensibles murallas

que inexpugnables rodean

lo que realmente soy

cuando estoy a tu lado

el alma desnuda

que regresa

una

y otra vez

al latido de vida

que guarda tu pecho

para recordar

dónde se encuentra

la verdadera razón de Ser.

 

Respiro a tu lado

llenando cada poro de mi piel

de la esencia

de tu existencia

procurando que mi latido

acompañe el tuyo

procurando que tu latido

acompañe el mío

procurando que nuestro latido

sea uno con el Universo

todo existe a nuestro lado

cuando tus brazos me abrazan

cuando tus labios me besan

cuando amas mi cuerpo

como yo amo el tuyo

cuando desnudos y libres

desean la vida

déja que me acurruque

en tus brazos

como antes lo hacía.

.

😉

.

2 Comments:

  1. Precioso… hallarse es fácil, sólo hay que mirar dentro de uno mismo, acércate al espejo, y mírate. Yo te hallo con cerrar los ojos, ahí siempre. Nunca cambies. Te quiero

    • Gracias, Mi Amor.
      Creo que soy ‘algo mayor’ para cambiar. Hay que ser muy valiente para mirar dentro de uno mismo, pero es imprescindible para seguir creciendo. Yo te encuentro en mis ojos; en los juegos de tu hermana; en su forma de hablar…; y sobre todo, cuando me habla de ti. Cuando habla de su hermana. Te quiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *