Volar hasta donde habitan los sueños, en un poema

logoEntornar los ojos y escuchar lo que el viento acerca hasta el alfeizar de mi ventana, es preparar el vuelo hacia ese lugar desconocido y mágico, en el que la poesía camina en libertad. Puedes ser lo que quieras. Si quieres ser montaña, serás montaña; y si quieres ser valle o bosque, podrás igualmente serlo; si quieres ser mar, serás mar; y si quieres ser río salvaje o lago glaciar, igualmente podrás serlo. Ser lo que tú quieras ser, sin que nadie condicione tu decisión.

La poesía está donde necesites que esté en cada momento, solo tienes que saber mirar. No se esconde, no hay razón alguna para ello. Espera paciente el encuentro para mostrarse en toda su plenitud. Y cuando lo hace, despierta en aquel o aquella que la encuentra todos sus sentimientos hasta desbordarlos, dejando una sensación muy difícil de describir, a veces. Es posible incluso que, cuando os encontréis, descubras una serendipia.

Continuar leyendo