Entre la luna y las estrellas dibujo un poema

logoMirar y sentir, sentir y mirar, forman parte esencial de la vida de cada una y de cada uno de nosotros. Una de las miradas que más me cautiva es la que me regalan las estrellas, en esas noches en las que la luna parece haber desaparecido, aunque no deje de observarnos en la distancia. El influjo de esa Gran Dama se percibe, no solo en cada anochecer, pues es vigía misteriosa que guarda nuestros sueños y nuestros anhelos, sino a cualquier hora del día.

Sin embargo, no sé si habéis reparado en que algunas de las estrellas que vemos en ese firmamento que nos cautiva, dejaron de existir hace muchos, muchos, muchos años, y aunque veamos su luz, ya no ocupan ningún espacio en el Universo, al menos a nuestros ojos. Qué importante es su luz, que aun sin estar nos sirve de guía; que aun sin estar, le seguimos hablando de nuestras cuitas; que aun sin estar, seguimos soñando con alcanzarla; que aun sin estar, su brillo les sobrevive.

Continuar leyendo