Mirar unos versos mientras las palabras sueñan libres

logoMirar, siempre mirar, sin importar si alguien nos mira o nos deja de mirar. Todo a nuestro alrededor está dispuesto para ser observado por cada una y cada uno de nosotros, desde la Naturaleza en su esplendor, hasta los anuncios publicitarios que pretenden vendernos aquello que no necesitamos. Es decir, desde lo más hermoso, hasta lo más mundano. No importa, de veras; lo importante es que nuestra mirada se centre en aquello que le haga sentirse feliz.

No obstante, y después de la que hemos pasado –y estamos pasando, aunque parece que muchos y muchas lo ignoran–, deberíamos acercarnos más a aquello que acompaña nuestra vida, y si sabemos mirar, descubriremos que nos hace más felices; desde observar un amanecer, una puesta de sol, o unas simples nubes dibujando el cielo, hasta el encuentro –calmado– con familiares y amigos, en torno a una buena conversación y un: ¡Cómo te he echado de menos!

Continuar leyendo