Porque la poesía nunca sea distancia y que siempre sea encuentro

hex0¿Hace tiempo que no te ves con algún amigo o alguna amiga, que en tu infancia, o en tu juventud, fue ‘lo más’ para ti? ¿Hace mucho tiempo que no te sientas con tu hermano o con tu hermana para hablaros, sin prisas; degustando el tiempo, ese tiempo compartido? ¿Hace tiempo que no te ves con tus primas o tus primos, aquellos que compartieron risas y juegos de infancia?

A veces tenemos a gente que nos importa y a la que queremos cerca; muy cerca. Y sin embargo la distancia parece ‘insalvable’ en algunas ocasiones. Sé que vivimos a una velocidad que no es a la que gira el mundo. Este sobre el que todos caminamos. Nos paramos poco, si es que lo hacemos; compartimos con prisas, si es que lo hacemos. Pero no nos detenemos de verdad, como si se detuviera el tiempo, y disfrutamos de lo más importante de la vida: las personas que nos importan y a las que les importamos.

Pensando en esto, y en otras muchas cuestiones (cada uno que piense lo que quiera, faltaría más), he querido dibujar estos versos que se “…arriesgó a pensar el viento…”. Quizá le damos demasiada importancia a cosas que no la tiene. Quizá le damos poca importancia a cosas que sí la tienen. Hemos llegado a ‘este mundo’ NO para quedarnos; tan solo pasamos por él. Os invito a dejar una buena huella en la gente que os importa. Les hará feliz. Os hará felices.

.

Si te apetece puedes escuchar estos versos

.

Hacía mucho tiempo que no se encontraban;

quizá demasiado

arriesgó a pensar el viento.

 

Compromisos laborales de uno

compromisos de amistades del otro

reuniones entre viejos amigos

reuniones ante nuevos proyectos.

 

Habían compartido infancia

compartieron juventud y sueños

vivieron bajo el mismo techo

compartieron la misma mesa

la misma comida

la misma habitación

la misma cama

compartieron los mismos padres.

 

Nueve meses vivió y creció Juan

en el mismo lugar

que dos años lo hiciera Alberto

antes de llegar a este mundo

y sin embargo

parecían dos desconocidos.

 

Alberto es padre de dos niños

Juan es padre de dos niñas

apenas se conocen los primos

apenas se conocen sus mujeres

apenas se conocen los hermanos.

 

Cuan inmensa se antoja la distancia

si los latidos del corazón

no acompasan el palpitar de la vida

aunque caminemos por las mismas calles

aunque nos alumbren las mismas luces

al llegar la noche

aunque respiremos el mismo aire…

cuan inmensa se antoja la distancia.

 

Hoy se han encontrado;

ya era hora

arriesgó a pensar el viento.

 

¿Por qué hemos tardado tanto

en reencontrarnos?

¿Por qué hemos tardado tanto

en volver a abrazarnos

y sentir como antes sentíamos?

¿Por qué hemos tardado tanto

en recordar juntos nuestros sueños

tantas veces soñados

tantas veces compartidos?

 

Las nubes dibujaron su respuesta

bajo un intenso cielo

mientras sus ojos se miraron

como hacía mucho tiempo se miraban.

.

😉

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *