La soledad y la angustia abrazan un poema, este domingo

hex0Vivimos instalados en la seguridad que creemos nos proporciona nuestro entorno. Familia, hogar, trabajo, amigos… Y no somos conscientes (en algunos casos) de que la vida, a veces, decide por nosotros sin consultarnos. Cuando más cómodos estamos ‘algo’ se quiebra, ‘algo’ se pierde en nuestro entorno y la vida deja de ser lo que era para nosotros. Un ‘problema’ en la familia. Un ‘problema’ en el trabajo. Un ‘problema’ en nuestro hogar. Un ‘problema’ con nuestros amigos… y todo cambia.

Yo creo, que si no nos ha pasado alguna vez a nosotros mismos, conocemos a alguien que ha sufrido un cambio en su (nuestra) vida, y nada vuelve a ser lo que hasta ahora era. En ese momento es posible que necesites de la soledad. Una soledad buscada, sencillamente, para poder volver a encontrarte. Para encontrar aquello que has perdido. Aquella mirada que iluminaba allá donde mirases. Esa alegría que contagiaba con tan solo tu presencia. Tus sueños y el viaje hasta alcanzarlos.

Pensando en aquellos y aquellas que ahora se encuentran inmersos en esa soledad, y en aquellas y aquellos que en algún momento lo estuvieron (estuvimos) dibujo estos versos. Con ellos quiero decirles: “Te entiendo”. “Te espero”. “No tengas prisa en volver; aquí estaré a tu regreso”. “La herida se cierra antes o después pero la cicatriz queda para que no olvides (olvidemos), y cuando acaricies (acariciemos) esa piel sientas (sintamos), que una vez la vida decidió afilar sus garras cerca de tu (nuestro) corazón”.

.

Si te apetece puedes escuchar estos versos

.

Me he rodeado

de la soledad

para poder encontrarme

para poder encontrar esa felicidad

perdida

en algún momento

en algún lugar que no recuerdo

pues no tengo constancia

de cuándo quedó atrás

de cuándo comenzó a marcharse

hasta el abandono

sumiéndome en una oscuridad

que ahora me abraza hasta angustiarme.

 

Miro a mí alrededor

y veo a mi familia

a mis amigos

a mis compañeros

a mis vecinos…

observo el entorno en el que vivo

disfruto de una buena casa

tengo trabajo

el sueldo no está mal

me voy de vacaciones en verano

con mi mujer y mis hijos

ellos están estudiando

mi mujer trabaja…

sin embargo

siento cómo algo me ha abandonado

mis ojos frente al espejo

ya no son mis ojos

no me miran como antes me miraban

y la tristeza les ha ensombrecido.

 

Necesito estar solo

y debo guardar silencio

de palabra y sentimiento

hasta saber el lugar al que he llegado

el lugar en el que me encuentro

éste que me apresa y me inquieta

solo en ese instante

en el que descubra sus ojos

podré asomarme al espejo

y reconocerme

solo en ese instante

en el que descubra mis ojos

podré acercarme a vosotros

y reconoceros.

 

Sé que estoy herido

pues siento el intenso dolor de la pérdida

cicatrizarán jirones de vida

que me fueron arrancados sin permiso

dejarán de sangrar mis heridas

dejarán de latir

y quizá dejarán de doler

pero siempre me recordarán

que la vida hiere sin avisarte

que la vida mata

sin haber sido invitada.

 

Dame tiempo

y espacio

para enjugar mi llanto

deja que mi alma se acurruque

en el regreso de la soledad

hasta su vuelta.

.

:)

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *