Un buen domingo para compartir unos versos

hex0Qué indescriptible sensación se siente al encontrar un camino que nunca se creyó perdido. Huelleamos una senda que elegimos en su momento, pero diferentes decisiones han hecho que tomáramos un camino u otro, llegada la primera intersección. Y así debe ser. La elección es solo nuestra. Nuestro libre albedrío determina el horizonte al que encaminarnos. A veces, sientes que caminas por el camino equivocado, pero solo serás consciente de ello si detienes tus pasos, te silencias y te escuchas.

Cada día siento mis piernas más fuertes. Cada día escucho con mayor intensidad los latidos de mi corazón. Cada día agradezco ‘el tropiezo’ que me ha hecho levantar la mirada y comprender que había errado mi camino. Que creí mío, pero solo caminaba por él como sonámbulo, perdiéndome todo aquello que la vida me regala cada mañana cuando decide salir el sol, mientras la luna observa. He aprendido. Por eso no me importa ‘haber tropezado’, pues he renovado fuerzas para levantarme una vez más.

Quiero compartir estos versos con aquellas y aquellos que vivan o hayan vivido una situación parecida a la mía. A unos, para decirles que yo también lo conseguí, al igual que lo consiguieron ellos. A otros, para decirles que lo pueden conseguir igual que yo lo he conseguido, e igual que yo también otros lo consiguieron. “Solo donde hay sombras habita luz” (ChC).

.

Si te apetece puedes escuchar estos versos

.

He conseguido reconocerme

de nuevo

en el espejo al que me asomo

cada mañana

creí verme al despertarme

un amanecer tras otro

un mismo rostro

unos mismos ojos

el mismo rictus en mis labios callados

mis brazos

mi pecho

mi cintura

mis caderas

mis piernas y también mis pies…

si bien

ahora observo

que no era la misma mirada

la que miraba.

 

No era un espejismo

sencillamente

pasé a ser la imagen distorsionada

de mí mismo

y dejé de conocerme

prometiéndome solemnemente

no hablar con desconocidos…

ignorante.

 

Ahora respiro

y abrazo las nubes

que sencillas troquelan los cielos

ahora siento

el viento meciendo mis sueños

como antaño también lo hicieron…

he vuelto a hablarme

he vuelto a escucharme.

 

Ilumináronse las sombras

que desde cada vértice equidistante

cubrieron el brillo de mi espejo

andaré presto y vigilante

pues sé que siempre estarán al acecho.

.

:)

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *