Descubrir la poesía de la mano de jovenes enamorados del verso

hex0El pasado viernes tuve el privilegio de participar en la II Edición del Certamen “Cuéntamelo en un poema” que se celebró en el Teatro Ana Diosdado de la localidad de Humanes de Madrid, y en el que participaban alumnos y alumnas del I.E.S. Humanes y del Colegio Santo Ángel la Dehesa de esta localidad, acompañados de sus profesoras de literatura, familiares y amigos. Todos enamorados del verso.

Escuchar lo maravilloso que tenían que trasmitirnos en sus versos; respirar sus nervios; sentir sus ilusiones, observar su mirada, compartir espacio y tiempo; emocionarme con sus emociones…, es algo indescriptible cuando sientes que por tus venas la poesía late verso a verso. Compartir mesa con Javier, Alberto, Raquel, Pilar y Pedro Iván, y escucharles hizo de aquella tarde un instante para guardar en el recuerdo y poder rescatarlo cuando llegue el momento.

Agradezco esta iniciativa, y desde esta entrada animo a todos y todas las jóvenes a que se acerquen a la poesía. A que lean poesía. A que hagan poesía. A que escuchen poesía. A que busquen la poesía a su alrededor. Seguro que la van a encontrar, pues la poesía habita en todos los lugares en los que es imprescindible su presencia, y en este tiempo que vivimos la siento a cada paso. Jamás se podrá silenciar la palabra. Jamás se podrá silenciar la poesía. ¡¡Viva la poesía!!

.

Si te apetece puedes escuchar el poema

.

Suben los poetas

uno a uno al escenario

tras escuchar sus nombres

los aplausos silencian

el sonido de las pisadas

sobre los escalones

y sobre la tarima de madera

que cubre la escena

hasta alcanzar el estrado.

 

Sus miedos revolotean

siete dedos sobre sus cabezas

observando el temblor de sus manos

y el involuntario aventar del papel

que otrora fue blanco

y ahora acoge palabras nacidas

de las emociones y los temores

que cultiva la adolescencia.

 

Verso atropellado

verso calmo

verso acelerado

verso silencioso

verso y más verso

que dibujan el reverso

de unos sueños de juventud

en el declamar de la palabra.

 

Terminó la dura tortura

que el recitar de versos procura

en esta temprana edad

el patio de butacas estalla en aplausos

nacidos de las jóvenes manos

de poetas que ya pasaron ese lance

y culminado este trance

reconocen su esfuerzo y valentía

pues nada resulta más placentero

llegado a este punto la aventura

que en tan agradable compañía

haber recitado unos versos.

.

😉

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *