En ausencia de lluvia, unos versos

hex0Hay una canción que Alberto Cortez, ‘Qué suerte he tenido de nacer’, en la que uno de sus versos dice: “…de ser lluvia en lugar de ver llover…”. ¿Te imaginas? Qué maravilla sería tener la oportunidad de ser lluvia, al menos por una vez, para saber qué se siente al poder descender sobre lo que quieras o sobre quien quieras. Sin la contundencia de la tormenta. Con la sencillez de las cosas sencillas que todo lo llenan, aun sin percibirlo, pero que poco a poco van calando hasta alcanzarnos.

Pensando además, según dicen los expertos, que aproximadamente el setenta por ciento de nuestro organismo está formado por agua, qué mejor deseo que ser agua para llegar desde donde nacen las nubes, hasta donde se encuentra nuestro amado o nuestra amada. Acariciar su rostro hasta alcanzar la comisura de sus labios…, y dejarte hacer. Acompañar su melancolía cuando intenta abrazarla hasta la tristeza y arrancarle una sonrisa mientras te dejas deslizar por su cuello…, hasta el infinito.

Soñando con el tema de Alberto Cortez y con mis sueños. Soñando con mis sueños y mis deseos. Soñando con mis deseos y con lo que somos capaces de alcanzar, he dibujado estos versos para aplacar mi sed y dejarme llevar, en el silencio de las entrepalabras y los entreversos que aquí te muestro. Te invito a acompañarme. Deja de mirar la lluvia. Simplemente, forma parte de ella.

.

Si te apetece puesdes escuchar el poema

.

Me gustaría ser agua

agua de lluvia en primavera

y perlar los cristales

que guardan las ventanas de tu habitación

cuando sonriente recibes la madrugada

me gustaría ser agua

agua de lluvia en verano

que acompaña tus paseos

cuando la tarde se despide

y acariciar tu rostro refrescando tus sueños

me gustaría ser agua

agua de lluvia en otoño

que desnuda con sensualidad

los árboles que habitan tu parque

cuando tu mirada enamorada

recuerda la feliz imagen de un encuentro

me gustaría ser agua

agua de lluvia en invierno

anunciándote el tiempo que se acerca

tornándome en frías gotas de blanco hielo

que repiquetean en aceras y tejados.

 

Me gustaría ser agua

agua de mar salada

para llegar hasta tu playa

y besar tus pies descalzos

aguardar paciente tu caminar

hacia mi

dejándote abrazar toda

en la plenitud que el amor concede

y sumergirte en mi

hasta tocar mi fondo

y sumergirme en ti

hasta alcanzarte.

 

Me gustaría ser agua

agua dulce de ríos, lagos y arroyos

que serpentean salvajes y libres

recortando valles y bordeando montañas

hasta encontrarte

ascender etéreo hasta las blancas nubes

que recortan el azul del cielo

y dejarme caer como lluvia de primavera.

.

😉

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *