Deja que la palabra te acompañe siempre que te sientas solo

logoEsta ha sido una semana en la que me han abordado un ciclón de pensamientos. Dudas. Muchas dudas. Siempre la duda. De diversas cuestiones. Me es difícil comprender cómo en esta era en la que vivimos, la era que llaman de las comunicaciones, podamos sentirnos solos. Pero si te fijas un poco, solo un poco, te das cuenta en que el ‘contacto entre las personas’ se ha perdido. La conversación cara a cara. Incluso la conversación por teléfono.

La soledad. La incombustible soledad. La implacable soledad. La puta soledad. Esa soledad que es impuesta por las circustancias y el ritmo de vida que llevamos. Creo que es uno de los grandes problemas de esta sociedad que hemos y estamos creando. Estar rodeado de gente y, sin embargo, sentirnos en la más absoluta soledad. Qué maravilloso es poder regalar algo tan valioso como es nuestro tiempo y compartirlo con aquellos que nos importan. Regálate.

Y pensando en esa soledad que, a veces, nos acompaña y que puede conducirnos a una depresión (en mayor o menor grado)… Miremos. No es suficiente vivir con los ojos abiertos, vivamos percibiendo todo aquello que la vida nos regala. No dejemos de mirar; observar; soñar; reir; sentir; llorar…; caminar. Como dijo el poeta: “…nunca amanece por nada…”.

Si te apetece puedes escuchar el poema

.

Vivimos con los ojos abiertos

incapaces de distinguir

la noche del día

incapaces de conocer y reconocer

este mundo que nos rodea

ciegos a los acontecimientos

que cada instante nos regala la vida.

 

Abre los ojos

y observa el magnífico Universo

que habita en cada insignificante detalle

sin importar quién observa

pues sigue latiendo

aunque nadie mire.

 

Regálate el tiempo

que nace solo para ti

y serás dueño del conocimiento

que te late al respirar

al dormir

al soñar

al vivir

al mirar.

 

Disfruta del amanecer

aunque el cielo lo recorten

edificios huérfanos de color

y grúas de la construcción

nada importa

tan solo el mirar de tu mirada.

 

Disfruta del rocío

que acaricia pétalos de colores

y hojas de verde intenso

nada importa

tan solo el mirar de tu mirada.

 

Disfruta de la compañía

de aquel que te acompaña

y dile mil y una vez cuánto le amas

pues ignoramos cuándo será la partida

nada importa

tan solo el mirar de tu mirada.

.

:)

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *