Hoy tomaré la decisión de escribir este poema, y no otro

logoCada día, desde el momento en el que nos levantamos, estamos tomando decisiones que marcarán el resto de nuestro día, y por ende, el resto de nuestra vida. Incluso sería capaz de asegurar, sin temor a equivocarme, que antes de poner el pie en el suelo. Pueden ser decisiones trascendentes o intrascendentes pero, estoy seguro, que condicionarán la siguiente decisión a tomar. El elegir un camino, en lugar de otro, habrá dejado a un lado infinidad de sendas que habremos ‘desechado’, sin posibilidad de retomar.

Todo ello no debería causarnos temor. Sí es cierto que es una responsabilidad, pero qué sería de la vida, de nuestra vida, si no pudiéramos decidir hacia dónde dirigir nuestros pasos. Yo, decididamente, quiero poder hacerlo. No quiero que nadie tome las decisiones por mi. No importa si con ello elijo un camino, dejando innumerables a un lado para siempre. No hay camino correcto o incorrecto. No hay decisión correcta o incorrecta. Si bien, siempre deberemos decidir.

Continuar leyendo