Deja que te cuente su historia, en estos versos de domingo

logoLa poesía, a veces, vive en el aire esperando una ráfaga de viento que la acerque hasta donde sea necesaria. Otras veces, vive entre las páginas de un cuaderno aguardando, paciente, a que alguien tenga la necesidad de abrir sus páginas y descubrir lo que cuenta. Otras, también, palpita en el corazón del enamorado o enamorada del mundo, cuando sus ojos observan lo que el Universo quiere mostrarle. Otras, como cada semana, se muestran azul sobre blanco en este lugar de encuentro, desde el que te escribo.

Él se llama Alberto y ella Elena. Dos caminos, dos vidas, dos corazones que, en un momento determinado, confluyen en un mismo tiempo y en un mismo espacio. Quizá sienten la cercanía el uno del otro, aun sin verse. Quizá ella sueña con hablarle desde hace algún tiempo. Quizá él espera que alguien le vuelva a hablar del azul del mar y del susurro de las olas. Quizá ambos sueñen en un imposible. Sin embargo, los sueños pueden cumplirse, si los persigues.

Continuar leyendo