Estos versos que son de ella, también son para ti

logoPasan los años, uno tras otro, sin que podamos evitarlo. Es una obviedad, lo sé, pero también sé que después del camino recorrido sigo enamorado de una mirada y de una risa, que me cautivó hace tiempo. Reconozco que alguna mañana, al despertar, me he sentido perdido, quizá como producto de un sueño, o de un mal sueño. Me vuelvo hacia ella, aún dormida, y siento cómo me reconforta su presencia. Como me reconforta su compañía. Qué afortunado de poderme seguir despertando a su lado.

Estos versos son de ella y para ella, como muchos otros de los que habéis podido leer en otras entradas. Cuando me nace un verso, cierro mis ojos y dejo que mi alma y mis sentimientos viajen libres a la búsqueda de las palabras que definan un poema. Me acurruco en un rincón de mi memoria, escribiendo lo que me susurran los vientos, generosos siempre conmigo. Una amiga poetisa me dijo en una ocasión que amar la poesía, escribir poesía, es una forma de vida. Estoy totalmente de acuerdo con su apreciación. Cuando escribo poesía mi vida es otra, de veras.

Continuar leyendo