Nunca estarás solo, si dejas que la poesía acompañe tu camino

logoA veces la soledad puede ser una buena compañía. Pero NO me refiero a la ‘soledad impuesta’, me refiero a la soledad buscada. Mientras la primera puede hundirnos hasta lugares a los que no deberiamos llegar o NO quisiéramos alcanzar, la segunda aquella soledad buscada, creo que es necesaria. Para encontrarnos; para conocernos; para saber dónde estamos; para saber todo lo que hemos recorrido, quizá haciéndose necesaria volver la vista atrás.

Creo que cualquier tiempo es bueno para propiciar ese encuentro. Cada uno  o cada una debe saber cuál es ese momento. En qué instante abrir los brazos y dejarse acunar, sin miedos y con alegría a lo que nos aguarde; sin ese peligro latente que una soledad descontrolada y libre pudiera amenazar nuestro momento. Y para eso, no obstante, debemos sentirnos fuertes, y sabernos conocedores de nuestra fuerza.

Continuar leyendo