Aceptar las despedidas, es entender cómo se organiza la vida

logoQuizá el apego, en especial a aquello que es material, nos hace infelices o puede frustrar nuestros logros, o la falta de ellos. Es una opinión o una reflexión personal, nada más. A estas alturas, creo, que todos sabemos que no nos vamos a llevar NADA cuando ‘nos vayamos’. Por eso entiendo poco, muy poco, el afán de algunos y algunas por acaparar o amasar riquezas o fortunas. Cuánta pobreza en cada uno de ellas y ellos.

También está el apego a aquello que no se material. Y es más difícil de entender o aceptar esta idea. Ni mucho menos hablo o cuestiono el Amor, el Afecto, el Cariño…, que podemos tener hacia nuestros seres queridos; hacia nuestras amistades; hacia la Naturaleza, en toda su extensión; hacia nuestras mascotas que, a veces, creemos humanas, aun sin serlo… Me refiero a que, llegado el momento de la despedida, quizá no estemos preparados. Seguiré amando TODO aquello que amo, pero estoy aprendiendo a despedirme, cuando llegue cada momento.

Continuar leyendo