Entre verso y verso, la poesía llueve silencios y palabras

logoLa rutina, o quizá la falta de ella, algunas veces, parece que nos presenta una vida monótona o aburrida, pues un día se parece tanto al ya vivido; pues un instante se parece tanto a otro ya pasado, que nos parece estar viviendo en una rueda ‘sinfín’ de la que es difícil salir. Pero si nos fijamos bien, si prestamos atención a los detalles, a esos pequeños detalles que hacen que este Mundo sea grande, nos daríamos cuenta de lo errados que estamos si pensamos de aquella forma.

Ni la luz es la misma, cuando se asoma a nuestra ventana; ni el cielo es el mismo, cuando cubre todo aquello que nos rodea; ni el viento acaricia igual las ramas de los árboles, cuando juega con sus hermanos; ni los trinos de los pájaros suenan igual, cuando alegres saludan la mañana… Todo está por estrenar para nuestra mirada, para nuestros sentidos, para que sepamos disfrutar de lo efímero del tiempo que vivimos. Quizá no deberíamos olvidarlo. No por fatalidad, ni mucho menos, pero sí por realismo.

Continuar leyendo