Ayer un sueño; hoy un deseo; mañana, quizá, tan solo un recuerdo

logoHoy me he sentado bajo las estrellas, en este atardecer de mi vida, para observar los caminos que ya hicieron aquellos que me precedieron, y para observar, también, los caminos de aquellas y aquellos que ahora caminan a mi lado o, quizá, sea yo el que camina junto a ellos y ellas. Tampoco tendría mayor importancia, pues lo verdaderamente importante es que lo hacemos juntos, para llegar más lejos. Y de todo aquello que mi mirada alcanza, procuro aprender.

No tengo duda alguna en que, de vez en cuando, es bueno ralentizar la vida frenética y acelerada que vivimos, incluso detenernos en la orilla del camino, y observar. Quizá nos estemos perdiendo lo esencial del camino; la verdadera esencia del viaje que emprendimos. Aprender. Siempre aprender. Y para ello, la prisa, no es buena compañía. Sin embargo, la paciencia y la reflexión, siempre ayudarán a las decisiones que tomemos en cada momento.

Continuar leyendo