Me gusta la poesía y los versos que troquelan el silencio

logoCada estación tiene su encanto, y procuro disfrutar de esa particularidad que les diferencia. Si bien es cierto que, la primavera es la que más me gusta. Si me pongo a pensar podría escribir miles de razones de por qué esta predilección, respecto de otras. Tengo bellos recuerdos de los veranos vividos; tiempo de vacaciones, de calor, de momentos compartidos con familia y amigos… Tengo bellos recuerdos de los otoños pasados; melancolía, coloridos y fragancias irrepetibles, tiempo de tránsito, de instantes compartidos con amigos y familia… Tengo bellos recuerdos de los inviernos remotos; fechas muy señaladas, final de etapas, caminos nevados, de encuentros con aquellos que amas.

En esta ocasión he querido reflejar, de una forma anárquica y según brotaba de mi pensamiento/sentimiento, aquello que más me gusta o, al menos, aquello que viajaba libre desde dentro de mi, sin buscar una frontera definida. Sería capaz de escribir un poema interminable si tuviera que recoger todo lo que me gusta de esta vida que me ha tocado vivir. Estoy convencido de que si tuviera que recoger, en versos, lo que no me gusta, el poema sería menos interminable, sabiendo que sí tendría su buena extensión, pero son más las cosas que me gustan, que las que no. Sin duda alguna.

Continuar leyendo