Me has regalado un día más para disfrutar de la poesía

logoPasan los minutos, las horas, los días, las semanas, los meses, los años…, y con el pasar del tiempo todo regresa. Todo regresa distinto aun pareciendo igual. Este planeta que habitamos y que gira y gira sin descanso, permite que todo aquello que se nos antoja idéntico, en el fondo, sea diferente. Es otra luz la que ilumina los amaneceres; es otra noche la que acompaña la luna; son otras flores las que brotan en el mismo campo; son otros copos blancos los que encanecen las cumbres; son otras hojas las que mece el viento con su canción.

Acaba un mes que da el relevo al que nos traerá la primavera. Un mes diferente. Un mes que nos ha regalado un día como hace cada cuatro años. Un día más para alcanzar nuestros sueños; un día más para que podamos rectificar aquello en lo que hayamos errado; un día más para atesorar recuerdos a los que regresar cuando el corazón lo reclame; un día más, para seguir caminando hacia esa horizonte que nos aguarda, sin ninguna prisa, y al que todos, antes o después, habremos de llegar.

Continuar leyendo