Unos versos, para nada blancos, en este domingo de borrasca

logoUn inesperado fin se semana, donde la protagonista se llama Filomena, y que nos ha ‘regalado’ un manto blanco que ha sido la alegría de muchos y la tristeza de otros tantos, sin necesidad de desplazarnos más allá de la puerta de nuestras casas. Hace unos días leíamos y veíamos noticias que tenían que ver con la irresponsabilidad de algunos y algunas, en cuanto al acceso a la sierra madrileña, para disfrutar de la nieve y en particular con atuendo inapropiado, en el peor de los casos.

Pues bien, para evitar males mayores, la nieve ha venido a nuestro encuentro, para gozo y disfrute de pequeños y grandes. Creo que muy pocos hemos sido los que nos hemos podido resistir a salir a pisar la nieve, a hacer muñecos, a tirarnos bolas de nieve, a deslizarnos por improvisadas pistas con todo tipo de artilugios más o menos útiles o pintorescos; y todo ello, como hacía muchos años no se disfrutaba, al menos por estas latitudes, siendo esta la cara amable de esta situación.

Continuar leyendo