Si amanece, poesía; si atardece, poesía; si anochece…, poesía

logoLa poesía, cuando nace, se acomoda en el lugar en el que habitan los sentimientos esperando al lector o lectora que, por la razón que sea, la encuentran y la hacen suya. Sin embargo, a veces, las sombras que nos rodean y que esperan a que tengamos nuestra ‘guardia baja’, deciden acomodarse a nuestro lado, en nuestros sueños, en nuestras esperanzas, en nuestro futuro incierto…, para no dejarnos disfrutar de todo lo maravilloso que nos regala la vida.

Ahora bien, si nos detuviéramos, tan solo un instante, nos daríamos cuenta de que esas sombras que nos amenazan, o que pretenden hacerlo, solo se acercarán a nosotros si se lo permitimos. Nos daríamos cuenta de que se camuflan entre otras sombras para confundirse y confundirnos. Nos daríamos cuenta de que su vida es efímera, pues en cuanto haga presencia la luz se difuminarán, poco a poco, hasta desaparecer.

Continuar leyendo