Sentir la poesía hace que te sientas diferente

logoEsta semana hablando con una Amigo, con un buen Amigo, me confesaba que se sentía ‘extraño’ con respecto a todo lo que le rodea. Que se sentía diferente a muchas de las personas que llenaban su entorno, a todos los niveles; laborales, familiares, de amistad, de vecindario… Percibía en la gente unos altos grados de crispación e irritabilidad. No sabía si por miedo a ‘la que tenemos encima’, o porque la gente, en su mayoría, no sabe cómo actuar; tienen miedo; están confusos; desorientados.

Él me decía, que se llenaba en plenitud si, en un momento, se sentaba a observar cómo el viento jugaba con las hojas de los árboles y se concentraba en escuchar únicamente esa melodía cerrando sus oídos al resto de ruidos. En ese instante, sentía cómo una sonrisa se dibujaba en su mirada. Poco podía añadir yo. Tan solo sentir su felicidad. En estos tiempos de falsa verdades y verdadera mentiras, no es extraño sentirse ausente, como fuera del mundo que nos rodea, encontrado refugio en los pequeños detalles que nos regala la Naturaleza, desconectando del ruido de fondo.

Continuar leyendo