La poesía ayuda a detenernos, para ganar el tiempo

logoNo sé si el tiempo corre detrás de mí, o soy yo el que corre detrás del tiempo. Quizá sea yo el que tiene prisa por llegar y, a veces, me pregunto que llegar a dónde. A dónde quiero llegar tan rápido que por el camino, muchas veces inconscientemente y las menos conscientemente, me he perdido lo mejor del viaje. Está bien ir poniéndose metas a las que llegar para con ello ir creciendo y avanzando. Está muy bien como teoría, y si quieres como realidad también. Pero te has preguntado, alguna vez, por qué.

Y no digo que eso esté mal o sea negativo. Quizá es una forma de protegernos, o justificarnos, o consolarnos, o comprendernos… Lo que quiero decir es si, en algún momento, te lo has preguntado. Incluso diría más. No importa la respuesta, pues seguro que, cada una y cada uno de nosotros, tendremos la nuestra, y por qué no ser todas ellas válidas. Quién determina esa validez cuando nosotros, y solo nosotros, deberíamos decidir sobre nuestra vida.

Continuar leyendo