También habito entre mis versos y mis silencios

logoCuando nacemos no elegimos la familia a la que llegamos. No elegimos a nuestro padre o madre, o a nuestras hermanas o hermanos. Yo, estoy orgullosa de los padres que he tenido. Estoy orgulloso de las hermanas y hermanos que tengo. Les amo. Cuando me miro en sus ojos me encuentro; cuando les abrazo siento el latido de sus corazones; cuando hablamos de nuestros padres, ya ausentes, percibo que están a nuestro lado. Me siento feliz de mis hijas y mi nieta, de la mujer que acompaña mi camino y de los amigos que tengo.

La vida es un regalo. Un verdadero regalo si entiendes que nada de aquello que te otorga te pertenece, pues todo es pasajero, y nada conservarás cuando partas. Te regala el tiempo, cada amanecer, para darte la oportunidad de aprender y mejorar cada día. Tuya, y solo tuya, es la elección. Y también debes saber, que igual que te regala, puede arrebatarte, y de hecho lo hace, cualquier de los presentes concedidos. Y no es que tenga algo personal contra ti, sencillamente, forma parte del trato acordado.

Continuar leyendo