Tumbarse sobre la hierba y escribir un poema

logo¿Te has tumbado, alguna vez, sobre la tierra para poder sentir su cercanía y con ello todo lo que trasmite? Yo creo que sí; en el campo; en la playa sobre la arena; a la orilla de un río; en el suelo de casa, quizá sobre una alfombra; bajo la sombra de algún árbol… Quizá lo hayas hecho, sin reparar en que todo tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, están en contacto con una fuente de energía gracias a la que vivimos en este lugar al que llamamos Mundo. Es bueno, de vez en cuando, no perder de vista nuestra unión con el Universo.

Procuro tumbarme sobre el suelo siempre que puedo, y sentir. Entornar mis ojos con el fin de percibir por cada poro de mi piel todo lo que la tierra quiera trasmitirme. No pienso, solo siento. No imagino, solo siento. No pronuncio una sola palabra, solo siento. No sueño, solo siento. Y con ello percibo la insignificancia de aquello que por las prisas, por nuestra forma de vida, por la velocidad en la que todo sucede, no suelo percibir. Y me lleno de ello, reconfortándome, para poder seguir caminando.

Continuar leyendo