Te digo hasta siempre con estos versos, antes no pude

logoCreo que ninguno de nosotros sabía, en el mes de enero, lo que nos reservaba este 2020. Ninguno sospechábamos, al tomar la última uva, con la última campanada de muchos de los relojes que guiaron la despedida del año que se agotaba, y daban la bienvenida a un año ‘redondo’, lo que nos deparaba el futuro inmediato. Incluso cuando ‘todo esto’ se empezó a observar en el mes de marzo, pensábamos que sería por un corto plazo de tiempo. Cuán equivocados estábamos, lamentablemente.

Muchas y muchos son los que han partido, en soledad; y muchos y muchas las que no han podido dar un abrazo, un beso, una caricia, un consuelo…, a los que se fueron en una soledad inhumana, y a los que han (hemos) quedado con un desconsuelo que, a veces, quizá demasiadas, se empeña en ahogarnos. Y lo peor de todo, es que aún nos queda camino por recorrer, y en ese camino, aún serán muchos los que se lleve esta pandemia. Y serán muchos, también, los que partirán, antes de su hora, por no poder darles la atención que debería dárseles.

Continuar leyendo